El Día Mundial del Agua se celebró el 22 de marzo y el Día de la Tierra se conmemora el 22 de abril. Crear conciencia sobre la importancia del agua, así como la defensa de la gestión sostenible de los recursos hídricos, son un derecho humano esencial para la vida. En Quetzaltenango no se avista que la administración pública tenga planes para poner en marcha políticas de abastecimiento y conservación del agua. Este es el panorama.

Redacción/La Prensa de Occidente

Fotos Abril Tucux y Fox Channels.

Quetzaltenango es la segunda ciudad en importancia de Guatemala, es una ciudad emergente, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Tiene 145 mil 637 habitantes. Cuenta con 26 pozos mecánicos para surtir de agua a la población, ubicados en comunidades como Agua Tibia y San Isidro, los que cubren la demanda de agua de 28 mil 181 hogares en la cabecera departamental de Quetzaltenango.

Son operados por la Empresa Municipal de Aguas de Xela (EMAX), que distribuyen 50 mil 644 metros cúbicos de agua a diario, lo que representa el 76 por ciento del total del líquido que reciben los habitantes de la ciudad altense, el resto es captado a través de nacimientos, dice el ingeniero Aparicio López, encargado de operaciones y mantenimiento de EMAX, única empresa que ofrece este servicio en Xela.

No obstante, comunidades como Tierra Colorada nunca han tenido agua potable, se tiene previsto introducir el servicio a largo plazo, cuyo costo se acerca a los Q2 millones, confirman las autoridades municipales, además se llevarían a cabo otras perforaciones en Pacajá, Pacajá Alto, La Cuchilla, sectores como la 9ª y 0 calles, Chitux, San Marcos y en la zona 8, “esto se realizará en unos tres meses”, dice López.

Apoyo del Japón

EMAX fue fundada por las autoridades municipales en el año 2000 y ha sido asesorada por el Gobierno nipón, también donó equipo y tecnología, a fin de mejorar la calidad del líquido que se sirve a los quetzaltecos, asegura el entrevistado.

“En la Empresa Municipal de Aguas de Xela estamos comprometidos con brindar el servicio a la población del municipio de Quetzaltenango, y responder con cumplir las normas de la Comisión Guatemalteca de Normas (Coguanor), adscrita al Ministerio de Economía”, explica el director de Emax, ingeniero Juan Carlos Cifuentes.

No hay una tarifa fija

En la ciudad de Quetzaltenango no existe una tarifa fija para el cobro de agua, estas varían, afirman las autoridades de EMAX. Cifuentes expone que en un inmueble pueden residir de 2 hasta 10 personas, el monto de la factura o recibo mensual puede variar.

“Los vecinos se quejan de que no les llega el agua todo el día, pero algunos ni siquiera han cancelado el pago de enero; por ejemplo: el recibo de febrero y marzo aún lo no hemos enviado”, argumenta Cifuentes.

Tanto el director de EMAX como el jefe de mantenimiento coinciden en que los vecinos muchas veces no son conscientes en el uso que hacen del agua.

“El jueves 22 de marzo celebramos el Día Mundial del Agua y nuestro mensaje a la población fue que sea razonable con el uso, el agua se la cobramos apenas en Q0.33 centavos por metro cúbico”, manifiesta López, quien expresa que “si usted no quiere pagar mucho, cuide el agua”.

Las autoridades de EMAX reconocen que no se presta el cien por ciento del servicio a la población, “pero hacemos esfuerzos por llevarlo de mejor calidad, tanto al área rural como urbana”, argumenta Cifuentes.

No alcanza

Para una cabecera municipal como la ciudad de Quetzaltenango, que alberga a poco más de 145 mil habitantes, pareciera que la producción debe alcanzar, pero las autoridades reflejan pocos esfuerzos por prestar un mejor servicio.

Uno de los planteamientos de las autoridades es que hasta 1997 la media paja de agua para una casa costaba Q9.86 por metro cúbico al mes, en el sector comercial Q14.78 y en el industrial Q19.60; entre 1998 y 2008 incrementó su costo, y a partir de 2008 solo se autoriza un cuarto de paja de agua por inmueble.

El cobro en el recibo les llega a los vecinos de acuerdo con su consumo y exceso, el cual muchas veces superan hasta los Q150 mensuales.

El calvario de los vecinos

Miriam Hernández, vecina de la colonia Valle Verde, y quien se dedica a vender tortillas, manifiesta que el servicio de agua es un “calvario”, y que deben pagar cisternas para que los abastezcan.

“Hace 20 días que nos cortaron el agua, tenemos que acarrearla de otro lugar. Entre semana llega de las 4 a las 11 de la mañana, en la tarde y noche no llega”, dice Hernández, pese a ello siempre les llega el recibo de cobro, que no baja de Q100 mensuales. Si tuviese agua todo el día “probablemente pagaría más”, afirma la vecina.

Situación similar le ocurre a Aura Molina, quien labora como dependiente en un almacén de ropa, ella sostiene que “el agua es escasa… a las once de la mañana ya no hay, tengo que juntar un poco de agua para evitar quedarme sin nada”.

Luis Mazariegos, presidente del comité de vecinos de La Diagonal 3, zona 8, asegura: “Hemos intentado comunicarnos con el alcalde, y nunca nos ha atendido, siempre nos mandan al registro de aguas de la EMAX, pero solo vienen a mover unas llaves y ya”. Mazariegos dice que el agua llega solo una hora en la mañana, pero que siempre la Municipalidad les cobra.

Sin una ley de aguas

Guatemala no cuenta con una Ley Nacional de Aguas que promueva el buen servicio y líquido de mejor calidad para los vecinos, además que la regule y garantice el derecho a obtenerla.

Según Fabián Gonón, director de la organización Servicios para el Desarrollo (SER), cerca del 90 por ciento de las fuentes de agua en todo el país están contaminadas con residuos de cualquier tipo, lo cual redunda en enfermedades, y las condiciones de salubridad del agua no son las mejores, sostiene.

Pero pese a que hace 23 años se instaló en el país la Mesa Sectorial Ambiente y Agua, que elaboró un plan institucional y ambiental, no se ha podido superar ese desafío para superar el problema del agua.

Distribución del servicio


Hogares registrados por EMAX: 28 mil 181

Comercios:  2 mil 152

Industria:  459

Recomendaciones:


  • Las autoridades recomiendan hacer uso adecuado del vital líquido.
  • Verificar posibles fugas de agua dentro del inmueble.
  • Verificar los sistemas internos dentro de la casa, tuberías, depósitos de baños, regaderas.
  • No desperdiciarla cuando lava un carro.
  • A la hora de la ducha, cierre el grifo mientras no la usa.