La FIFA tomó las riendas del balompié guatemalteco después de la reciente renuncia del Comité Ejecutivo encabezado por Jorge Mario Véliz.

Esta semana arribaron al país el representante de la Concacaf, Marco Leal; el director regional de desarrollo, Jair Bertoni, y el representante del departamento de las asociaciones miembro de la FIFA, Jorge Mowinckel, para gestionar el proceso que permita cancelar el castigo que tiene marginado al futbol chapín de toda competencia a nivel internacional.

Leal manifestó que evaluarán detalles internos de la Fedefut para comprobar que los requerimientos que se pidieron estén en orden. “Guatemala tiene un retraso de más 10 años”, puntualizó.

En agenda

Uno de los puntos a definir es la fecha para lanzar la convocatoria de elecciones del nuevo Comité Ejecutivo, además de nombrar a los integrantes de las comisiones de ética y electoral.

Guatemala está sancionada desde diciembre del 2015, cuando salió a luz que el expresidente Brayan Jiménez recibió sobornos por derechos de transmisión; actualmente espera su condena en Estados Unidos.

“Tras estar fuera de competición 18 meses, Guatemala podría volver al plano internacional con el apoyo de los dos entes que buscan  reorganizar la Fedefut y levantar la suspensión”.