La audiencia de ofrecimiento de pruebas de las partes implicadas en el caso Vilma Gabriela Barrios se realizará el 29 de este mes, cuando se fijará la fecha de inicio del debate oral y público.

Por Carlos Vásquez/la Prensa de Occidente

Erick Lancerio, pareja de “Gaby”, recuerda de su relación y momentos felices que vivieron. También de lo difícil que ha sido aceptar la muerte de ella y todo lo que ha tenido que hacer para que se haga justicia.

Se conocieron con Vilma Gabriela Barrios por amigos en común, luego empezaron a enviarse mensajes, con el transcurso del tiempo salían a tomar café y nació el romance que duró tres años.

Erick tenía la intención de proponerle matrimonio y lo habían hablado de manera informal. Las familias estaban enteradas del noviazgo y de las intenciones de matrimonio, “había cierta química y todo iba bien, pero de un momento a otro todo cambió y ahora la historia es otra”, señala Lancerio.

Erick afirma que desde el primer momento en que supo de la desaparición de “Gaby” se generó una adrenalina para buscarla y encontrarla, no se imaginó que iba a ser sin vida.

“Desde ese momento le hice una promesa, sé que ella está en un lugar mejor, que no iba a descansar hasta que la persona que nos hizo daño pagara con lo que tenga que pagar, posteriormente Dios decidirá cuál será el castigo por atreverse a hacernos daño, voy a seguir hasta que cumpla mi promesa”, dice.

Vestirse de mimo fue otra forma que Erick encontró para llamar la atención de las personas para pedir justicia y dar con el paradero del supuesto agresor. Erick es payaso de profesión, antes de ser novio de “Gaby”, animaba reuniones. “El payaso es una persona que hace reír, que busca que la gente esté alegre. No sé por qué en Guatemala se les tiene animadversión y hablan mal del artista, si es un personaje que lleva alegría, cuando lo hice en este caso, fue diferente, fue un payaso triste, que lucha por la justicia, de esta forma he logrado que por fin camine la justicia”.

“No solo eso hice, fuimos a otros países a pedir que si alguien viera al agresor denunciara, hablé con altos mandos de la Policía, se imprimieron carteles donde se decía que se daban Q50 mil de recompensa por información”, dice Lancerio.

Claman justicia

Para las familias afectadas lo que importa es que se haga justicia, “las pruebas de la parte acusadora son irrefutables”, dice Lancerio.

La madre de Gabriela es una de las piezas claves en este caso, ya que ella ha dicho en prueba anticipada que llegaron a buscar una casa en alquiler en Cantel, fueron atendidos por Emerson Marroquín, luego de un recorrido por el lugar entraron a una de las casas, donde Marroquín las agredió con arma blanca hasta provocarle la muerte a “Gaby”.

Ahora que se ha recuperado ha dado su versión ante el juez que conoce el caso y solo están a la espera de que se presenten las pruebas y fijar fechas para el juicio oral y público.

No asistirá

La madre de “Gaby” no asistirá ni a la etapa intermedia ni al juicio oral debido a que ya dio su testimonio por anticipado, además porque le ha afectado física y emocionalmente el haber perdido a una hija y por la forma como fueron atacadas, dice Lancerio.

Lancerio dice que para él fue un trauma emocional saber que su novia había sido asesinada, por lo que recibe ayuda sicológica de la Fundación Sobreviviente. Dice que está superando el problema asistiendo a una iglesia protestante. Él cree que existen más implicados que ayudaron al agresor a salir del país, por lo que espera que se investigue y se haga justicia.

Vestirse de mimo fue otra forma que Erick encontró para llamar la atención de las personas para pedir justicia y dar con el paradero del supuesto agresor.