En el marco de los 494 años de fundación de la ciudad, el Xelajú MC podría brindar la mejor satisfacción a todo un pueblo que luego de varios años de espera, confía en celebrar por sexta ocasión un título de Liga Nacional.

 Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente

Con el paso del tiempo el club se ha convertido en un patrimonio para Quetzaltenango, ciudad denominada como la capital del fútbol de Guatemala, por la pasión y euforia que se vive en cada campeonato.

Mañana será el encuentro ante Guastatoya, se podría escribir un nuevo capítulo para una generación que busca brindarle la anhelada “Sexta Luna” a sus seguidores.

Un sinfín de historias se han escrito en el inmueble altense, que lleva por nombre al “Caballero del deporte”, Mario Camposeco, que en la década de los 40 se convirtió en un ícono por su talento. Fue seleccionado nacional y en el tercer campeonato centroamericano marcó un tanto frente a Costa Rica, en la victoria obtenida por un contundente 4-1 en San José.

Títulos

La primera conquista llegó el 18 de noviembre de 1962 en el estadio Mateo Flores ante la mirada de más de 50 mil espectadores. Los Chivos, con goles de Rodolfo Chávez Lizano, se impusieron 3-2 a Comunicaciones, en un partido que fue llevado a tribunales, debido a que los capitalinos intentaron engañar al árbitro con un gol inexistente.

Ese mismo año obtuvieron la Copa de Guatemala al imponerse a la Universidad y la Copa Campeón de Campeones.

Tuvieron que pasar 18 años para que Xela volviera a la cima. El 28 de diciembre Xela venció 3-1 a Suchitepéquez, con lo que empató a 18 puntos con los Cremas, pero por mejor diferencia de goles estaba arriba. El resultado de Retalhuleu, que debía golear a Galcasa, era el decisivo, sin embargo, a los algodoneros no les alcanzó y los Chivos celebraron por segunda ocasión.

El domingo 2 de junio de 1996, esta vez en el estadio La Pedrera, Xelajú, que llevaba ventaja de 1-0 en el juego de ida, enfrentó a Comunicaciones, que emparejo la serie en los 90 minutos y forzó a los tiempos extra. El héroe fue el hondureño Mariano Crisanto Meléndez.

La cuarta conquista llegó el 26 de mayo de 2007 en el Marquesa de La Ensenada. Los leones habían ganado 1-0 en el inmueble altense, pero tres goles de Jhonny Cubero y uno más de Israel Silva, desataron la euforia de los Superchivos para proclamarse por cuarta ocasión como monarcas del balompié guatemalteco.

Y la última consagración llegó el 19 de mayor de 2012, en tanda de penales, donde Fernando Patterson se convirtió en la figura al atajar tres de cuatro intentos de Municipal, que había ganado 1-0 en la capital y cayó 2-1 en la vuelta. La serie de penales terminó 3-1 a favor de los Chivos, que por primera y hasta el momento única vez, celebraron en casa ante la mirada de sus hinchas.

Esa generación fue capaz de vislumbrar en la Liga de Campeones de Concacaf, al superar la fase de grupos donde se impusieron al W. Connection de Trinidad & Tobago y a las Chivas del Guadalajara de México. Quedaron fuera en manos del Monterrey en la etapa eliminatoria.