La Facultad de Derecho del Centro Universitario de Occidente (Cunoc), junto al gremio de abogados, se vistió de luto por el repentino deceso, a principio de junio, de quien fue uno de los máximos íconos de las gestas universitarias de Quetzaltenango, el maestro Germán López Velásquez.

Por Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Su liderazgo y sus luchas siguen plasmados en los corazones de sus amigos, familiares y estudiantes. “Fue un abogado íntegro y comprometido con el ejercicio profesional competente y con la academia, formador de varias generaciones de profesionales del Derecho, un líder nato que buscaba siempre el bienestar y la unidad gremial a través de actividades académicas, culturales, deportivas y sociales”, cuenta el abogado César Milián Requena, quien sostuvo amistad y compañerismo con Germán durante 23 años.

Se le declaró Rey Feo Vitalicio tras haber ganado tres años consecutivos, se identificó por su humor satírico en los movimientos huelgueros, lo que lo llevó a presentarse en muchos departamentos del país. “Era miembro de una especie de asociación de reyes feos a nivel nacional y todos los años viajaba a Estados Unidos en época de huelga, para celebrar esa actividad con grupos de guatemaltecos radicados allá, fuimos amigos por 29 años ininterrumpidamente, dejó un vacío como amigo, colega y compañero de oficina”, comenta Jorge Rodríguez .

Desde el año 2000 trabajó en el Cunoc, primero como auxiliar y después como docente, donde compartió con las nuevas generaciones de abogados. “Recuerdo a Germán como un gran ser humano, consagrado a la academia, a su profesión y a las gestas universitarias. Su imagen de liderazgo fue representativa entre los docentes y alumnos de la División de Ciencias Jurídicas. Siempre tenía un semblante amable y un saludo cordial, supo encontrar una expresión idónea para cada persona con la que compartía. Su conocida diligencia como estudiante lo encauzó hacia una actividad profesional con objetivos equivalentes de lucha e identidad… Su legado será perdurable dentro de la comunidad universitaria”, expresa el doctor en Derecho y docente universitario Pedro Guzmán.

“Germán deja un gran legado en virtud de su trayectoria, primero como dirigente universitario, huelguero de corazón, un gran docente, muy coherente entre sus principios y su práctica a todo nivel, con un liderazgo innegable dentro del gremio de abogados en el suroccidente con incidencia en todo el país, fue sin duda un gran ser humano”, dijo el procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, quien también compartió oficina con López durante muchos años.

“El legado que dejó es buscar siempre el bien, el bien común y la unidad estudiantil, la unidad docente y gremial, velar por los derechos de los desprotegidos y el estricto cumplimiento de los derechos y obligaciones de los profesionales del Derecho”, señala el abogado César Milián, quien contó una vivencia junto a su amigo Germán.

“En 1995, en el Club Picapleitos de Derecho del Cunoc, éramos estudiantes y no teníamos los suficientes recursos económicos para un uniforme (de futbol) completo y cuando él salía de la cancha, tenía que darle la camisola al que entraba. Él y yo no podíamos jugar al mismo tiempo porque la única camisola de talla grande la teníamos que compartir, él o yo podíamos entrar de titular y el otro al segundo tiempo, Dios nos brindó la oportunidad que compartir bastante, en la vida estudiantil, profesional, gremial, docente, actividades deportivas, sociales y culturales… Más que un amigo, un hermano”, finalizó.

Germán Federico López Velásquez falleció el sábado 4 junio mientras veía un partido de futbol en el estadio Azteca en la Ciudad de México.

El Xelajú MC se manifiesta:

“Club Xelajú MC lamenta el fallecimiento de Germán Federico López Velásquez, abogado y Rey Feo Vitalicio del Cunoc; entregado superchivo y amante de nuestros colores. Expresamos de manera respetuosa nuestras condolencias por esta lamentable pérdida a su familia y seres queridos”.

 

“Germán deja un gran legado en virtud de su trayectoria como dirigente universitario, huelguero de corazón, un gran docente, muy coherente entre sus principios y su práctica a todo nivel…”.

Jordán Rodas

Procurador de los Derechos Humanos