Cada día, la rutina se repite para los vecinos de la zona 6 y de la aldea San José Chiquilajá, deben levantarse más temprano para abordar el bus que lo llevará al límite entre las zonas 2 y 6 para abordar otro bus que los conecte a la ciudad y realizar sus actividades.

Redacción/La Prensa de Occidente

“Son quince minutos los que se hace el bus hasta Chiqui”, dice Juana Escobar, quien con bolsas del mercado en mano y un canasto en la cabeza, se detuvo para comentar que, aunque son aproximadamente solo tres metros los que debe caminar para pasar el puente provisional, le genera pérdida de tiempo y más cansancio.

“Este puente es intransitable desde hace mucho, desde tiempos de Mito Barrientos. Creímos que con las nuevas autoridades la situación sería diferente, pero no fue así. Se suponía que en cuatro meses este puente ya estaría terminado, pero no hay nada”, comentó Ernesto Sac mientras subía a su bicicleta.

Las autoridades municipales adjudicaron el proyecto de construcción a la empresa SINGMAR, cuyo representante legal es Eldai Eliazar Bartolón Roblero. Según el contrato, en cuatro meses la obra sería entregada, pero de acuerdo con Edgar Paxtor, supervisor de la Dirección de Planificación Municipal, solo se tiene un avance del 40 por ciento.

De acuerdo con Paxtor, las lluvias han causado los atrasos en los trabajos de soporte del puente, “la construcción se ha tenido que repetir hasta tres veces, los estribos y bases, debido a la fuerza de la lluvia. Una vez se completen los cimientos se procede a la colocación de las vigas metálicas y el resto de la estructura”, indicó.

“Los cuatro meses que establece el contrato para la construcción del puente ya están por vencer, por lo que el represente legal ha solicitado a esta supervisión una prórroga, el expediente ya fue verificado y en los próximos días se trasladará al Concejo Municipal para que decida si se aprueba o no el tiempo que están pidiendo, o se solicita el pago de fianza”, explicó Paxtor.

Por aparte, el alcalde Luis Grijalva señaló que, por lo pronto, no se ha conocido ninguna solicitud de parte la empresa, pero se decidirá el futuro de la obra a finales de junio.

Aroldo Sum, coordinador del Consejo Municipal de Desarrollo, Comude, señala que el atraso en la construcción del puente no es más que el reflejo de la falta de autoridad por parte del alcalde y su concejo, aunado a la tolerancia de la ciudadanía.

“Este puente es muy importante para todos, los vecinos de Choquí y San José Chiquilajá, entre amas de casa, estudiantes, trabajadores, todos, están expuestos a la delincuencia. Por ser una vía altamente transitada el daño ha sido grande en la economía”, afirmó Sum.

SIGMAR ganó el concurso para la construcción del puente Los Batanes, con una de las cotizaciones más alta entre las cinco oferentes, ha tenido 71 contratos con entidades públicas, en su mayoría municipalidades.

El costo de la obra es de Q3 millones 698 mil 873.75, lo que para Sum podría ser “un recurso económico mal invertido”, ya que hasta ahora la empresa constructora no ha cumplido con el plazo especificado en el contrato; además, el atraso genera riesgo para quienes viven en las cercanías, ya las intensas lluvias de esta semana derribaron un muro que se ubica a 52 metros río arriba del puente en construcción.

Cabe resaltar que el 4 de junio, el IGSS inhabilitó a la empresa SINGMAR por insolvencia en seguridad social, es decir que no ha sido responsable con sus obligaciones, lo que le impide obtener más contratos. Ante ello, Edgar Paxtor, supervisor de la Dirección de Planificación de la municipalidad, señaló desconocer la inhabilitación, pero no considera que sea impedimento para cumplir con la culminación del proyecto.

Se preparan

Y ante el poco interés de las autoridades para solucionar el problema, los vecinos organizados en la Comisión Permanente de Riesgos e Inundaciones han empezado las gestiones para obtener recursos para la reconstrucción del muro que recientemente se derrumbó. Para fortuna del sector, una empresa privada (Maxi Despensa) respondió a la petición y se comprometió a reconstruir el muro en las próximas semanas, el cual tendrá un costo aproximado a los Q275 mil, ya que contará con características especificas que pretenden soportar la fuerza del río y evitar el ingreso de basura.

“Serán 50 metros de muro, tendrá un recubrimiento especial, 1.60 centímetros de grosor, todas las especificaciones han sido aprobadas por el encargado de la Dirección de Drenajes de la municipalidad”, dijo Sum.

-De 2007 a la fecha, SINGMAR ha tenido 71 contratos, con los cuales ha amasado Q27 millones 709 mil 582.66. Este año tiene dos contratos con la Municipalidad de Almolonga y uno con la Municipalidad de Concepción Huehuetenango.

-Tiene tres nombres comerciales: SERVICIOS PROFESIONALES DE INGENIERIA, SINGMAR y TRANSPORTES BR.

La municipalidad deberá pagar Q3,698, 873.750 por la construcción del puente. La obra debía estar terminada en cuatro meses.-