El próximo 17 de agosto, el jefe edil de Xelajú tomará maletas y viajará rumbo a Argentina para participar en el Foro de Ciudades Culturales de América Latina y Asia, este sería el octavo viaje del alcalde en lo que va de su gestión.

Por Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

La primera vez que Luis Grijalva salió del país siendo alcalde fue en abril de 2016, cuando apenas llevaba escasos dos meses al frente de la municipalidad, su destino: Republica Dominicana. Hasta la fecha no ha brindado detalles de sus logros en ese viaje.

Ese mismo mes fue a Miami, Florida, Estados Unidos, y según explicó, acudió por invitación de un colega; de este viaje tampoco brindó información.

En junio de ese mismo año visitó Alemania y Francia; el jefe edil se limitó a decir que había visitado esos países con todos los gastos pagados y que en ningún momento utilizó los fondos de la comuna, en tanto que en octubre fue a San Salvador, El Salvador.

No hay reportes de trabajo ni logros

En el informe del primer año de gobierno no rindió datos de los resultados de sus viajes y, de nuevo, aseguró que no utilizó fondos de la municipalidad porque el BID sufragó sus gastos, ya que fue esa entidad la que lo invitó.

En junio de 2017, otra vez, Grijalva pisó suelo europeo, pues visitó España. A inicios de 2018 se esperaba que esta vez sí rindiera un informe de los logros en esos viajes; sin embargo, en la revista que edita la comuna no se mencionó siquiera que salió del país y ante la insistencia de reporteros de diferentes medios de comunicación, el alcalde dijo: “Estuve en Santander, España, participando en un foro que se hace a nivel latinoamericano donde se trataron temas sobre el desarrollo y vivienda. El viaje a Estados Unidos fue para hablar del tema de ciudades emergentes, que servirá para mejorar nuestro municipio”.

Dos meses después, en marzo, el jefe edil viajó a Marruecos, donde participó en el Foro Mundial de Alcaldes y, de acuerdo con él, la visita sirvió para iniciar acercamientos de esa cuenta y establecer hermanamientos con ciudades de ese país. “Me sentí honrado porque fui invitado por el rey de Marruecos, Mohamed VI; él fue quien pagó todos mis gastos y espero que pronto se logre concretar el hermanamiento con ellos”, expresó Grijalva.

La visita a ese país de Oriente Medio fue del 14 al 23 de marzo, pero no fue hasta finales de mayo que por insistencia de algunos concejales rindió un informe sobre sus logros, en el cual destacó: “El hermanamiento del municipio de Quetzaltenango con una ciudad de Marruecos es importante para los intercambios interculturales y también de tecnología, para que podamos superar los retos que tenemos como el de la basura y energía eléctrica. Para nuestro municipio sería de mucha importancia, ya que Marruecos está abriéndose al mundo y seríamos una de las primeras ciudades en Latinoamérica que se hermana con ellos, aprovechando la disponibilidad de su gobierno”, se lee en el informe.

No hay informes de gastos

El Foro de Ciudades Culturales de América Latina y Asia se desarrollará en Argentina, del 17 al 24 de agosto, y el funcionario indicó que fue el gobernador de San Salvador de Jujuy quien lo invitó, y sus gastos serán costeados por los organizadores. La Prensa solicitó a la Dirección de Información Pública los datos de los viajes para establecer si hubo utilización del erario municipal, sin embargo, después de 15 días y de volver a realizar la solicitud, la directora de esa dependencia, Rina Nowel de Matta, aseguró que el personal de la secretaría municipal no había localizado las actas.

Se intentó obtener la versión oficial de Grijalva, pero no se le encontró en el ayuntamiento. Al cierre de esta edición no había respondido a las llamadas y mensajes telefónicos.

Según los portales de las agencias de viajes, el costo del boleto de avión de Guatemala a Argentina oscila entre los 700 a 1,500 dólares.

La estadía en un hotel de baja categoría (barato) cuesta entre 70 a 100 dólares por día.

A eso hay que agregarle la alimentación. En total, según las agencias que ofrecen paquetes turísticos, se gastarían entre 3 mil o 5 mil dólares por una semana en ese país suramericano.

Carlos Barrios, de la Comisión Ciudadana por la Transparencia, indicó que de nuevo se pone sobre la mesa el tema de costo/beneficio. “Yo creo que la situación de viajes hay que relacionarlo con el costo/beneficio; cuál es el producto, cuáles son los beneficios, qué ganamos los quetzaltecos. Si la intención es solo hacer presencia y viajar por viajar, la población debe reaccionar y fijar una postura en torno a esto, además, debe estar alerta de dónde salen los recursos para pagar los viajes”, apuntó.

“Tres cosas; primero: Definitivamente es un viaje donde tiene su parte buena, obtiene conocimiento del tema a observar, gestión para la réplica en Xela, oportunidad de crear alianzas; dos: Como todo humano, la oportunidad para que conozca, ¡tiene derecho!, y tres: Con lo demostrado hasta hoy, es un viaje en vano, pues no ha demostrando capacidad para replicar ni para gestionar ni para nada”, opinó el activista de derechos humanos, Julio Díaz.