Debido a los constantes hechos delictivos, las juntas de seguridad se han ido incrementado en varios sectores de la ciudad de Quetzaltenango y sus alrededores; en calles y avenidas se ven mantas advirtiendo a la delincuencia, la mayoría de estas juntas no han tenido acercamiento con la PNC .

 Henry Popa/Colaborador La Prensa de Occidente /Fotos Carlos Ventura/Colaborador La Prensa de Occidente

Uno de los casos recientes donde los vecinos optaron por organizarse y evitar el incremento de la delincuencia, es en el barrio San Bartolomé, en la zona 1. El grupo de vigilancia lleva un poco más de un mes de haberse organizado, un vecino que, por seguridad, no quiso ser identificado indicó: ”Debido a los asaltos se decidió estar coordinados y reaccionar de inmediato cuando se dé un hecho”, a la fecha están en pláticas para iniciar con los patrullajes nocturnos. Vecinos aseguraron que semanas atrás delincuentes ingresaron a una vivienda e intentaron entrar a robar en otra.

En el mercado La Democracia, recientemente se conoció de un nuevo grupo de vecinos, quienes se han organizado para combatir los hechos vandálicos en el sector. De igual manera, vendedores informales han creado sistemas de alerta para evitar actos delincuenciales; ese es el caso de los vendedores de la 15 avenida de la zona 3, a inmediaciones de la Iglesia Jesús de la Buena Esperanza, quienes se han organizado con palos y gorgoritos, cuando se presentan algún hecho ilícito, hacen sonar los pitos y todos salen a copar los delincuentes, uno de los vendedores del sector aseguré que “nosotros brindamos seguridad, sabemos que la Policía Nacional Civil carece de agentes… Nos conviene que este sea un ligar seguro, de no ser así los compradores y las ventas disminuyen”.

En el caso de Pacajá en la zona 10, a mediados de marzo de este año, se conoció que vecinos de esa área, colocaron alarmas, así como el uso de gorgoritos. Según los pobladores de esa área, los delitos más comunes son: asaltos, robo de vehículos y extorsiones.

En el sector de Garibaldi en la zona 9 de esta ciudad, vecinos del sector decidieron organizarse, luego de capturar a tres personas señaladas de asaltar en el lugar, “Desde que se vapuleo a los maleantes, los robos y asaltos han disminuido” aseguró un vecino del lugar. Mientras en los alrededores de la Calle Cirilo Flores en la zona 5 de esta ciudad, vecinos se han visto afectados debido a los constantes apagones de energía eléctrica, los delincuentes han aprovechado la oscuridad para asaltar a los peatones, por lo que optaron por organizarse.

En los lugares afectados, tanto vecinos como comerciantes han colocado vinílicas, advirtiendo a los delincuentes, así también coincidieron que de capturar a los maleantes, en el mejor de los casos, los estarán vapuleando, pues ya cuentan con combustible para utilizarlo de ser necesario,

Comerciantes también toman medidas

Pero no solo los vecinos han implementado acciones para reducir los hechos vandálicos, en el caso de los empresarios y comerciantes también han tomado medidas al respecto, Jorge García, de la Cámara de Comercio, Filial Quetzaltenango, manifestó que han contribuido con algunos requerimiento solicitados por las fuerzas de seguridad y gobernación, entre los que se encuentran: “contar con cámaras y seguridad en los negocios para persuadir a los delincuentes… Esto incrementa los costos de operación de las empresas”, pero lo han implementado sin que el costo adicional afecte a los clientes.

Mejoran alumbrado sin apoyo municipal

En el caso de los vecinos del Barrio San Bartolomé y Pacajá, ambos aseguraron que han invertido en la compra de materiales e insumos  y con esto mejoraron la iluminación en esos sectores y con esto evitar que se den actos delictivos. En el caso de vecinos de la Calle Cirilo Flores, se encuentran recaudando fondos para mejorar la iluminación del sector.

 Los número de la Policía Nacional Civil (PNC)

Según estadísticas proporcionadas por autoridades de la Comisaría 41, de enero a inicios de agosto, el robo de vehículos es el hecho más registrado con 139, la mayoría de estos se registraron en la zona 1 y 4 de esta ciudad con 63 carros robados, mientras que el robo de motocicletas le sigue con 119 casos, de estos 61 se registraron en el centro de la ciudad.

En el caso de asaltos a peatones, el sector de la cuchilla en la zona 9, es el punto donde más hechos se registraron con 7 denuncias, le sigue de la zona 1 con 3 casos.

Los ataques con arma de fuego, la zona 2 es donde más hechos se registran con 3, de enero a agosto, y según los datos de la Comisaría 41, y la zona 7 y 3 reportan dos fallecidos por esta causa. Casos de extorsión tienen registrada una denuncia en lo que va del 2018.

El lugar donde más asaltos a peatones es en el sector de la cuchilla en la zona 9, con 7 denuncias, le sigue de la zona 1 con 3 casos.

Impedimento de investigación

Según el jefe de operaciones de la comisaría 41, dentro de las dificultades para dar con los responsable, está la falta de denuncia de los afectados, “Esto impide saber la manera de operar, así como los lugares y otras características para dar con los responsables”, aseguró. Otro factor es la falta de consistencia del Ministerio Público, para sustentar los casos, pues se sabe de una persona que ha sido detenida por robo de vehículos, en más de cinco ocasiones, y en todas ha salido en libertad a los pocos días, pese a que, existen incluso videos que lo vinculan al hecho, “esto demerita y desmotiva el trabajo que realiza la PNC, para reducir estos hechos”, manifestó el sub comisario Herrera.

Para este 7 de agosto, se tenía programada una reunión donde participaría el Ministro de Gobernación, el Gobernador de Quezaltenango, integrantes de la Cámara de Comercio y los Diputados por el Departamento, pero la misma se suspendió, luego del cambio sorpresivo de gobernador, y según información uno de los motivos fue, para que el nuevo gobernador conozca de los hechos que afectan a la población.

En tanto, el presidente de la Cámara de Comercio, Filial Quetzaltenango, Jorge García pedirá que se cambien el sistema de seguridad que implementa en el departamento de parte de la PNC: “los procesos que utilizan las fuerzas de seguridad datan de 20 a 25 años atrás, la cuidad ha crecido económica, social, demográficamente, y estos sistemas están obsoletos”.

La totalidad de las juntas de seguridad, manifestaron no haber tenido acercamiento alguno con autoridades de gobernación ni con la PNC, por lo que no se tiene coordinación alguna entre autoridades y vecinos, en los municipios de Salcajá y La Esperanza, también los vecinos se han organizado y colocado mantas para persuadir a los malenates.

 

Los vecinos del barrio San Bartolomé y Pacajá, aseguraron que han invertido en la compra de materiales y mejorar la iluminación para evitar que se den actos delictivos.