El 17 de septiembre es la fecha límite para que la Dirección de Planificación Municipal de Xelajú complete los expedientes de tres proyectos de Salud ante el Consejo de Desarrollo Departamental (Codede), de lo contrario, el financiamiento de estas obras podría perderse.

El edificio de la Casa Materna, el puesto de salud en El Cenizal, zona 4, y la ampliación del puesto de salud de Choquí Bajo, zona 6, son los proyectos que hasta ahora no cuentan con todos los dictámenes requeridos por la Secretaria de Planificación (Segeplan), lo que ha causado que en el Codede no se puedan firmar los convenios y, por ende, realizar el desembolso para el inicio de los proyectos.

Ante esa situación, el concejal tercero y presidente de la Comisión de Salud de la municipalidad altense, Carlos González, junto con representantes del Observatorio de Salud Reproductiva y del Área de Salud, indagaron en la Dirección de Planificación Municipal.

Rubelsy de León, jefe de esa dependencia, indicó que los atrasos se deben a los estudios que Segeplan requiere, además de otros documentos que se deben adjuntar. “En ocasiones, nos devuelven la papelería porque en la redacción hay alguna falta de ortografía; a veces es por cuestión de forma y no de fondo en la documentación”, resaltó.

“En el caso del proyecto de El Cenizal y la ampliación de los puestos de salud de Choquí Bajo y Alto, nos faltan las firmas de los estudios de impacto ambiental; van en un 90 % de avance y creemos que a finales de agosto tendremos la papelería completa”, agregó De León.

Thelma Suchi, del Observatorio de Salud Reproductiva, dio a conocer que el problema es que, si no se presenta toda la documentación en tiempo, los fondos para la ejecución de los proyectos podrían perderse, las obras tendrían que ser reprogramadas para el próximo año y hasta podría darse una reducción presupuestaria.

“Hoy día, las mujeres que están en labor de parto son regresadas a sus viviendas debido a que en el Hospital Regional de Occidente no hay espacio para que esperar el momento del alumbramiento, lo cual pone su vida en riesgo”, explicó Suchi.

“De alguna manera, contar con otros puestos de salud nos acerca a la población. Los servicios de salud llegarán a las comunidades donde no tenemos cobertura, además nos ayuda a desfogar el Centro de Atención Permanente (CAP)”, dijo Salvador Soto, director del CAP.

“Esperamos que para el 30 de agosto se tenga todo en orden para no perder los fondos económicos del Codede. Con mucha preocupación vemos que la burocracia en las dependencias municipales continúa y se hace necesaria la presión de parte nuestra y de las organizaciones sociales”, comentó González, presidente de la Comisión de Salud.

El registro de Segeplan establece que para la ampliación del puesto de salud de Choquí Bajo, zona 6, se asignaron Q240 mil 304.

Para la construcción de la Casa Materna que se ubicará en el interior del Hospital Regional de Occidente se designaron Q1 millón 235 mil 462.

En tanto que, para la construcción del centro de salud de El Cenizal, zona 4, fueron Q273 mil 626.