Trascender el umbral del tiempo y mejorar con el paso de los años, como el vino. Así se podría explicar el presente de los Juegos Florales Hispanoamericanos, certamen que cumple 102 años de haber sido instituido y 81 de realizarse.

Por José J. Guzmán/La Prensa de Occidente

El presidente de la Comisión Permanente de dichas justas literarias, Julio Rodolfo Custodio, le da un significado más profundo: “La literatura presentada por los escritores de toda América y España es más dinámica, lo que caracteriza a este certamen como un fenómeno social que evoluciona”.

“Conversar hoy de los Juegos Florales es hablar de una tonalidad y candencia que no se asemeja con la métrica y la rima de los primeros poemas de Osmundo Arriola o Carlos Wyld Ospina”, opina Custodio. “La poesía ha encontrado senderos diferentes, los trabajos recibidos ahora son más extensos y dinámicos”, agrega Custodio, quien presidirá el solemne acto de premiación a los laureados este 12 de septiembre, en el Teatro Municipal de Quetzaltenango, fecha en la que la ciudad se convierte la Capital Centroamericana de la Cultura.

Sin embargo, los Juegos Florales van más allá de la inquebrantable autoridad de la poesía en estas justas. Este año se premiará novela y teatro, dos ramas que apuestan por el arte de hilvanar historias a forma de prosa y que, prácticamente no encuentra límites en cuanto a su forma, estilo y fondo.

“Los ganadores de este año son el panameño Javier Alvarado en la rama de poesía; en teatro, los laureles son para el guatemalteco René Galdámez; en novela, el consagrado será Anchetta Vásquez”

Durante la velada también se nombrará a la escritora guatemalteca Aída Toledo como Maestre en Letras, por haber ganado en ediciones anteriores tres primeros lugares en las ramas de poesía, ensayo y cuento.

Según las bases de los Juegos Florales, lo más trascendental de este evento es el Encuentro de Escritores, que se realizará el 13 de septiembre en la Biblioteca Municipal, donde a cargo del investigador Daniel matul se analizarán las tres obras ganadoras.

Por su parte, Custodio asegura que ya todo está listo para este evento que, si bien tiene trascendencia el 12 y 13 de septiembre, dura todo un año, pues principia con el lanzamiento de las bases, prosigue con el trabajo de meses de los escritores participantes y tiene su consumación en la premiación, en este caso, a cargo de la reina Rosario Alvarado.