Nacido en San Cristóbal, Totonicapán, Francisco Roberto Gutiérrez se ha convertido en un ícono para la ciudad de Quetzaltenango. La semana pasada dio a conocer su libro Quetzaltenango, historia de su Historia, donde según José Molina Calderón, Académico de Número de la Academia de Geografía e Historia de Guatemala: “No cabe duda que, con esta bella, interesante, bien documentada e ilustrada obra, se ha llenado un vacío importante para el conocimiento de esta provincia del altiplano occidental de Guatemala, que ha aportado personas, ideas y acciones en la vida política, económica y cultural del país”.

Por Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente – Fotos David Pinto

Lo encontramos en una oficina bastante acogedora, en el segundo nivel del edificio que se empezó a construir en 1952, pisos originales de la época y azulejos de tono azul con motivos antiguos. Esta edificación fue inaugurada en 1954, donde se ubicó por más de 50 años la tienda La Sevillana.

En la oficina de don Roberto, llena de cuadros con fotografías familiares, diplomas de reconocimiento por su labor social y altruista, en un rincón especial se pueden apreciar los pergaminos otorgados por las universidades por las que él ha pasado y dejado huella.

Iniciamos hablando de temas diversos; siempre respondió de forma amable a nuestras preguntas. Roberto Gutiérrez Martínez ha sido columnista de prensa por 25 años, se le ha conocido como analista, experto en política, empresario y otros calificativos, pero en esta ocasión dejó todos los títulos aparte y nos mostró su lado humano.

Desde hace tiempo, don Roberto Gutiérrez se ha convertido en autor libros (siete), en los que propone siempre al lector indagar y nutrirse constantemente de conocimiento; sus obras son enfocadas siempre al desarrollo económico y la política, sin embargo, dentro de poco presentará al público su octavo texto, en el que recopila aspectos que le dieron vida a la Ciudad Altense.

¿Cuál es el título de su nuevo libro?

Se titula Quetzaltenango, historia de su Historia. Es un texto que resume la historia de Quetzaltenango a mi entender. Desde la época precolonial hasta la actual.

¿Qué podemos encontrar en él?

Lo que se consigna en el libro, en capítulos breves, espero yo (risas), sea ameno a la lectura. Son temas muy diversos de aspectos políticos, sociales, económicos, también artísticos y de personajes que han influido en nuestra historia.

¿Cuál es el objetivo de escribir sobre historia?

Mi gran ilusión con el libro es que los jóvenes que les interese leerlo, se sienta atraídos por conocer más la historia de Quetzaltenango, que por cierto es ¡fascinante!… Y que a través de la historia ellos sean mejores ciudadanos.

“La obra también consta de una colección de fotografías antiguas”.

¿Cuánto tiempo le tomó escribir esta obra?

¡Uy! Eso sí llevó bastante tiempo, aproximadamente tres años, porque hubo que hacer la recopilación de los antecedentes, la confrontación de los mismos; tomó tiempo buscar todos los documentos que respaldan la información que obtuve.

¿Cuál fue su motivación?

Bueno, el amor a la ciudad, la preocupación por la juventud, pero principalmente el amor a la ciudad y, pues, contribuir a la formación de ciudadanía.

Investigar, indagar, requiere tiempo. ¿Le dedicó tiempo completo a este proyecto?

No, no, no (risas). Yo laboro todo el día, mi trabajo no me lo permite, pero lo que hice fue trabajarlo de noche. Nunca veo televisión y con mi familia hemos acostumbrado leer siempre, nos encanta leer con mi esposa; entonces son esos momentos los que utilicé para hacer la investigación.

¿Cuántos ejemplares se pretende imprimir?

Unos mil, los cuales serán puestos a la venta, y todo el ingreso de los libros será para financiar un programa de becas que promueve Fundap, la fundación en la que yo trabajo. Espero poder favorecer a unas 3 mil niñas, aproximadamente. Otro de mis sueños es que podamos, a través de este libro, contribuir al fomento de la lectura, un hábito que se ha perdido con la llegada de las nuevas tecnologías; hay problemas con todo esto de los sistemas de comunicación que entretienen demasiado y se pierde el hábito de la lectura. La lectura requiere de conectar el cerebro, en cambio estas cosas como la televisión solo requiere de atención, entonces pretendemos formar una mente crítica por medio de las letras.

¿Tiene algún plan para que los jóvenes conozcan el libro y se interesen?

Sí, he tenido acercamientos con maestros para darlo a conocer y si vemos que hay interés de los estudiantes por obtenerlo, estamos dispuestos a bajar el precio o a buscar la forma en que ellos puedan acceder para aprender, porque ese también es el propósito.

Aunque nació en San Cristóbal Totonicapán, su amor por Quetzaltenango es auténtico debido a que desde muy pequeño sus padres, junto con sus cinco hermanos se trasladaron a Xelajú.

Don Roberto Gutiérrez Martínez tiene 74 años de edad y 48 de casado, dice que sigue enamorado de su esposa, Ana Margarita (Maggi) Valdizán, con quien comparte su amor por las letras y la labor social.

¿Por qué “historia de su Historia”?

El autor explica que han ocurrido hechos que trascendieron lo nacional e incluso, espacios fuera de las fronteras. Pone como ejemplo la llamada “Revolución del 97”, que es un hecho que surge localmente para luego incidir en la historia de la República. Gutiérrez propone al lector una manera amena de relatos anecdóticos, que permitan una mejor comprensión de la historia de Quetzaltenango y, por este medio, de Guatemala. Agrega que ayuda también al relatar la vida de personalidades que han contribuido de diversas maneras al engrandecimiento de la localidad, en este caso de Quetzaltenango.

El propósito más ambicioso del autor, en sus propias palabras, es “lograr que más personas se interesen por conocer, comprender y reflexionar sobre los evidentes acontecimientos que les han dado a ese municipio el lugar de preeminencia que ocupa en la vida social, económica y cultural de Guatemala”.

 

 

Su carrera

Nació el 25 de marzo de 1944 en San Cristóbal Totonicapán

Casado con Ana Margarita Valdizán. Tiene cinco hijos y ocho nietos.

Es doctor en Historia, doctor en Ciencias Sociales y Política, máster en Antropología Social y Etnología, máster en Reingeniería y Aseguramiento de la Calidad, licenciado en administración de empresas e ingeniero químico.

 

Libros escritos

20 años en 150 crónicas

De movimiento social a política pública

Las ciencias sociales y su aporte al desarrollo

Empresarialidad en Guatemala, un engarce en su historia

La microempresa, un espacio para el desarrollo

Para eliminar la pobreza en Guatemala

Columnista de prensa en los últimos 25 años

El más reciente Quetzaltenango, historia de su Historia