Vecinos de varias comunidades de ese municipio llegaron a la Gobernación Departamental de Quetzaltenango para solicitar nuevamente la conexión de energía eléctrica que fue suspendida hace tres meses.

Pobladores tienen más de 40 días sin acuerdos con Energuate.

Por Carlos Vásquez/La Prensa de Occidente

Después de seis horas de diálogo, ni los representes de Energuate ni los líderes comunitarios cedieron, las propuestas de ambas partes no fueron aceptadas.

Los comunitarios propusieron que se reconecte el servicio a todos e iniciar un diálogo, determinar cuántos están conectados y al día con el pago, cuántas nunca han tenido energía eléctrica, quiénes tienen energía y no han cancelado; posterior a ello, firmar un convenio para regular el servicio.

Los representantes de Energuate indicaron que a las personas que están al día en el pago se les conectará, pero a quienes no han pagado, no; la mesa de diálogo continúa para resolver el problema. “Mientras no hallan garantías de seguridad y no se firmen convenios, no se podrán hacer las conexiones”, aseguró el representante de dicha empresa.

El gobernador, Julio César Quemé, comentó que no hay otra forma de resolver el problema, sino con el diálogo, “si bien ahora no se llegó a acuerdos, es necesario seguir la ruta para alcanzar consensos”, expresó el funcionario.