Más de 30 mil personas recorrieron calles y avenidas de Quetzaltenango para concentrarse en el parque central, protestar por las políticas del presidente Jimmy Morales y demostrar a apoyo a la Cicig.

Por Gilberto Escobar/La Prensa de Occidente. Fotos David Pinto.

Con la convocatoria de los estudiantes del Centro Universitario de Occidente (Cunoc) y del Colectivo Ciudadano, más de un centenar de organizaciones de la sociedad civil participaron el pasado jueves en la marcha pacífica para repudiar las políticas del gobierno central.

Con pancartas, mantas y consignas, más de 30 mil ciudadanos participaron en el recorrido, en una marcha pacífica, desde niños hasta ancianos, portando carteles con mensajes de apoyo a la Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (Cicig) y pidiendo la renuncia de Jimmy Morales y Jafeth Cabrera, presidente y vicepresidente, respectivamente. El recorrido fue de más de cinco kilómetros por las principales arterias de la Ciudad Altense.

La coordinadora de oenegés que conforman el Colectivo Ciudadano de Quetzaltenango apoyó las demandas ante la situación política del país, haciendo énfasis en que “el problema como tal es la corrupción y es a nivel estructural”, mencionó Carlos Barrios, del Colectivo Ciudadano.

Ocho facultades del Cunoc participaron en el recorrido.

“Nosotros vinimos a apoyar el paro nacional”, expresó Carlos Moisés, de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.

Transcurría las doce del mediodía, cuando se entonó el Himno Nacional de Guatemala y todos los quezaltecos y participantes de la marcha ondearon las banderas exclamando: “¡Guatemala, tu nombre inmortal!”.

Además, melodías que nacían de las guitarras con la participación de jóvenes de colectivos artísticos se coreaban en la palabra de todas y todos: “Este es un sentir e indignación colectiva”, fueron las palabras de José Pu, de Olintepeque, quien se hizo presente para participar en la marcha.

“Era por todos sabido que el paro nacional del 20 de septiembre iba aglomerar a cantidad de participantes para repudiar las políticas del gobierno central”, indicó Juan José Méndez, quetzalteco que participaba en la manifestación.

Un aproximado de cien agentes de la Policía Nacional Civil se encontraba frente a la Municipalidad de Quetzaltenango. La presencia de la fuerza policíaca se notó en horas de la mañana hasta finalizar la marcha pacífica. Los agentes se encontraban sin armas, según Wálter Herrera, subcomisario de la Comisaría 41.

Bien resguardados

En el edificio de la Gobernación Departamental se encontraban un aproximado de 60 agentes de fuerzas de seguridad de reacción inmediata, de lo cual Julio César Quemé, gobernador de Quetzaltenango, explicó que fueron solicitados para resguardar el orden constitucional.

“La renuncia inmediata del gobierno actual y diputados del Congreso, constituir un gobierno de transición, la integración de una asamblea plurinacional constituyente, cese inmediato de la persecución a líderes comunitarios fueron las demandas principales”, detalló José Luis Ramírez, representante del pueblo quiché.

“Estamos nuevamente en un punto donde debemos pensar en el rumbo de este país, las hermanas y hermanos de Totonicapán, San Juan Ostuncalco, Cantel y otros municipios y departamentos aportan su granito de arena también”, dijo Luis Hernández, vecino que decidió participar en el paro nacional.

“Se cumplen más de 25 días de esta tensión política”, expresó Alejandro Gutiérrez, estudiante de la carrera de Derecho del Cunoc.

 

Las demandas de la Asociación de Estudiantes del Cunoc:

  1. Renuncia del presidente y vicepresidente del país, así como de la canciller Sandra Jovel y del ministro de Gobernación, Enrique Degenhart.
  2. Rechazar la iniciativa 5300, que pretende reformar la ley en materia de antejuicio en el Congreso de la República.
  3. Exigir la renuncia de los 22 gobernadores departamentales, por respaldar el pacto de corruptos.
  4. Respaldar a la CC y las instituciones del Estado siempre y cuando actúen en defensa de los derechos humanos, del orden constitucional y en conservación del Estado de derecho.
  5. Manifestar la defensa de la autonomía universitaria y exigir la asignación presupuestaria del cinco por ciento constitucional que garantice el derecho de educación superior.
  6. Exigir la cancelación de los partidos políticos que hayan incurrido en el delito de financiamiento electoral ilícito.
  7. Condenar la limitación a la libre emisión del pensamiento en contra de las instituciones educativas.