El andar de los chivos en la presente campaña ha sido aceptable, en 14 fechas se mantienen terceros en la tabla de posiciones, sin embargo, la afición los ha abandonado y esto ha tenido consecuencias en las arcas de la institución.

 

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente

En Guatemala, e incluso en Centroamérica, Xelajú ha sido catalogado como el club que más seguidores tiene. En años anteriores, el estadio no se daba abasto para albergar a toda una hinchada, que en ocasiones tenía que conformarse con observar el juego desde afuera.

No obstante, la realidad hoy en día es otra. El inmueble luce abandonado y gris en cada jornada y los futbolistas han empezado a sentir esa ausencia, debido a que el público es una suma motivacional para brindar un buen espectáculo.

En este semestre se han disputado siete compromisos como local. En el debut ante los cremas, se reportó un aforo de 6 mil 28 personas, una cifra aceptable, pero se esperaba más por ser el primer juego de temporada y por el rival.

A partir de ahí los números empezaron a diluirse, pues en la cuarta jornada, contra Antigua, se registraron 2 mil 899; en la sexta, ante Guastatoya, llegaron 1,370; frente a Petapa, 1,402, y contra Iztapa, el reporte fue de tan solo 572 fanáticos.

En la jornada 13, frente a Cobán, asistieron 1,577 y el último duelo que fue contra Chiantla, se notificaron apenas 972.

El plantel, que hoy enfrenta a Antigua en el estadio Pensativo, marcha tercero en la clasificación con 25 unidades, pero a pesar de esto no ha recibido el respaldo que se espera.

La Prensa de Occidente se acercó a aficionados y protagonistas para conocer su postura, y entre algunos comentarios trascienden que la afición sigue molesta por la final que se perdió hace unos meses ante Guastatoya, donde el entrenador Wálter Claverí hizo soñar a todos con un sexto título, pero fue una derrota; una decepción para el “rebaño sagrado”, que está dolido con su equipo.