La Contraloría General de Cuentas le corrigió la plana a los burócratas de la Municipalidad de Quetzaltenango, quienes no consignaron las direcciones donde se debían cambiar lámparas del alumbrado público y se tuvo que suspender la obra.

Por Carlos Vásquez/La Prensa de Occidente

El proyecto denominado “Mejoramiento red de alumbrado público ingresos y calles principales de la ciudad de Quetzaltenango”, tiene un costo de Q3 millones 478 mil 981, pese a haberse adjudicado a finales de agosto de este año, aún no empieza el cambio de las luminarias debido a que no se consignaron las direcciones donde debían cambiarse los focos.

Antonio Mendoza, director administrativo de la Empresa Eléctrica Municipal, señaló que el proyecto se adjudicó a la empresa Constructora Dovela, propiedad de William Roberto Henry Mull; la compra y colocación de 578 lámparas led de 250 vatios, 136 lámparas led de 250 vatios y 354 lámparas de vapor de sodio.

Para el vecino Fredy Rodríguez es necesario hacer una evaluación, “dónde está  entrampada la ejecución de las obras. Las autoridades deben revisar si el estancamiento es por las normas a cumplir o por incapacidad institucional”.

El presidente de la Comisión de Energía Eléctrica de la comuna altense, Diego Morales, manifestó que ya se corrigió el error y el proyecto está por ejecutarse. “Las direcciones ya están en la bitácora y ahora solo esperamos que comience el proyecto. La Contraloría nos hizo ver a tiempo el error y se corrigió en el contrato”, explicó el presidente de la Comisión.

“Las luminarias deben ser colocadas en la colonia El Maestro, Monumento a la Mujer, colonia El Rosario, Segundo Registro de la Propiedad, colonia Empleada Municipal, El Cenizal, parque Thelma Quixtán y cerca de un restaurante de hamburguesas en la zona 2”.