Por unanimidad votó el Concejo a favor de que se licite la compra de energía eléctrica para la ciudad y aprobó las bases, las cuales se publicaran en el sistema de Guatecompras.

Por Carlos Vásquez/La Prensa de Occidente

El alcalde Luis Grijalva comentó que la Ley General de Electrificación exige que todas las empresas distribuidoras deben estar regularizadas, y la Empresa Eléctrica de esta ciudad es la única que no estaba con ese estatus desde hace 20 años, por ello se tomó la decisión de licitar y cumplir con la ley.

Se realizarán dos licitaciones, una para la tarifa social y la otra es para la tarifa no social; la social abarca todos aquellos servicios residenciales o negocios que consuman 300 kilovatios al mes, para abajo; a ellos la empresa generadora estaría dando un aporte para completar el pago total mensual; la no social es de 301 kilovatios en adelante, no gozan del aporte de la empresa generadora, por lo que deberán paga el costo real.

Las bases de licitación se subieron al sistema de Guatecompras el pasado miércoles con el número de NOG 9536159 y se esperarán 45 días para que las generadoras de energía presenten ofertas.

“La regularización implica subir las bases de licitación al sistema de Guatecompras por 45 días para que una junta califique las ofertas”.

No están de acuerdo

A criterio del dirigente social Haroldo Sum, el jefe edil y los miembros del Concejo Municipal debieron haber consultado con la población y no tomar una decisión unilateral.

“Lamentamos que las autoridades no escuchen a la población, en la ciudad se consumen 48 megavatios, pero por deficiencias técnicas y no técnicas se pierden 20 megavatios, solo con mejorar esas deficiencias habría un ahorro de 40 por ciento de energía, con eso no se castigaría a la población como se pretende ahora”, señaló Sum.

En una exposición de Víctor Grajeda, jefe de operaciones y mantenimiento de la Empresa Eléctrica, también afirmó que el 38 por ciento de energía eléctrica se pierde por tener un sistema de cable obsoleto.

Incrementos en escala

Grijalva dijo que, en ocho años, el 80 por ciento pagará 90 centavos por kilovatio/hora, mientras que el resto de usuarios pagará Q1.20; actualmente todos pagan 47 centavos por kilovatio/hora, el aumento será de cinco centavos por año.

“Esto es un golpe bajo para la población, se debió convocar a un cabildo abierto y entre todos buscar unos años más de poder cobrar esos 20 megavatios que no se cobran por deficiencias técnicas y no técnicas, muchos que no pagan como algunas ventas informales seguirán sin pagar y ellos castigaran a los que sí pagan”, puntualizó Haroldo Sum.

 

“En caso que el precio de la energía ofertada no sea como se espera, se podría declarar desierto el proceso y volver de nuevo a hacerlo”.