Los vecinos de San Miguel Sigüilá están temerosos de que beben agua contaminada de bacterias fecales debido a que el líquido está a cielo abierto debido a que la constructora del proyecto suspendió trabajos de mejoras.

Por Carlos Vásquez/La Prensa de Occidente

Los pobladores se dieron cuenta de que la estructura que cubría el estanque que surte de agua al municipio fue retirado debido a que, desde hace tres meses, la empresa a cargo suspendió los trabajos porque la comuna supuestamente le adeuda dinero.

El alcalde Santos Escobar y el representante legal y propietario de la empresa Constructora Ramos, firmaron en agosto de 2017, un convenio de mejoras en los nacimientos, por un monto de Q4 millones 278 mil para terminar la obra en 210 días, pero hasta ahora el proyecto está abandonado.

Los vecinos se presentaron a la comuna de ese municipio el jueves pasado para manifestar su descontento, luego se dirigieron a los nacimientos de agua donde mostraron la contaminación.

La señora Blanca Elubia Jiménez exigió que se tuviera una reunión con Santos Escobar y con el propietario de la constructora para que informen quién ha incumplido con los trabajos, ya que el agua que consumen está contaminada.

El presidente del comité pro mejoramiento de agua potable, Emilio Escobar Juárez, comentó que manifestaron porque el año pasado debió haberse terminado la obra y hasta ahora nadie da explicaciones del abandono.

“Hace dos meses vino el representante de la constructora y dijo que en una semana harían los trabajos, pero ahora el agua está sucia y se está contaminando porque le quitaron la tapadera de los nacimientos”, explicó Juárez.

Kimberly Mazariegos, inspectora de saneamiento ambiental fue citada para tomar muestras del agua para verificar si está o no contaminada y en unos días dará el informe, las muestras serán trasladadas a Quetzaltenango para el análisis.

“Se buscó la versión del alcalde, pero el personal de la Municipalidad de San Miguel Sigüilá dijo que Santos Escobar estaba fuera del municipio”.