El 21 de diciembre de 2007 se registró un hecho que conmovió al país y dejó llanto y tristeza en todo un municipio.

Maco, como se le conocía era un empresario del turismo en Quetzaltenango.

Por Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Marco Antonio Xicay, quien había sido elegido para un período de cuatro años en las elecciones generales del 9 de septiembre de 2007, y asumiría el 14 de enero de 2008; fue atacado a tiros por desconocidos cuando se transportaba en su vehículo, en el kilometro 7.5 de la carretera que conduce a las Fuentes Georginas, lugar que administraba junto con su hermano, el exalcalde y exdiputado Julio César Xicay.

Maco, como se le conocía era un empresario del turismo en Quetzaltenango. Su muerte ha dejado un vacío en la familia Xicay Poz y también un hueco en la vida política del municipio de Zunil, donde se les reconoce como una familia emprendedora y dedicada a las actividades políticas.

El hecho ocurrió en diciembre de 2007, pero no fue sino hasta febrero de 2009 que se capturó a los presuntos autores materiales, se trata de Víctor Cosiguá Colop y Ofni Pérez Crisóstomo, quienes dos años después fueron puestos en libertad porque el Ministerio Público (MP) no pudo demostrar su culpabilidad.

En este caso también se señaló como autor intelectual al exalcalde José María Chay, quien fue absuelto debido a la falta de pruebas de parte del ente investigador (MP).

“Marco Antonio Xicay soñaba con un mejor país, tenía planes y proyectos políticos, se perfiló como uno de los máximos dirigentes políticos de ese entonces”, recuerda su hermano Julio.

 

“En este caso también se señaló como autor intelectual al exalcalde José María Chay, absuelto por falta de pruebas”.