El Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de Quetzaltenango entró en vigencia en agosto de 2017; a un año de su vigencia debe ser reformado porque no está ajustado a la realidad, según los alcaldes comunitarios.

Por Carlos Vásquez/La Prensa de Occidente

Integrantes de la Coordinadora de Alcaldes Comunitarios (Coalco), se opusieron a la vigencia del POT desde que se presentó a las autoridades en 2017, los inconformes estaban con carteles para rechazar dicho plan en la actividad realizada en el Teatro Municipal.

Posterior a ello, presentaron una serie de reformas que contemplan 47 artículos que consideran atentatorio contra los intereses de los ciudadanos, ante la indiferencia del alcalde Luis Grijalva. El lunes 10 de diciembre pasado bloquearon el paso del transporte de desechos como medida de presión para ser escuchados.

Luego de presentar una denuncia en el Ministerio Público en contra de los alcaldes comunitarios, el alcalde y la Coalco, llegaron al acuerdo para volver a la mesa de diálogo y proponer reformas al POT.

La primera reunión para afinar detalles del diálogo sobre las reformas se realizó el martes pasado y ayer (viernes) ya se conoció el primer tema sobre el reconocimiento en el POT de la población indígena.

El doctor en derecho, Carlos Calderón, manifestó que él servirá de mediador entre las autoridades municipales y los alcaldes comunitarios y, de hecho, ya hay consenso de que se debe hacer reformas.

El alcalde Luis Grijalva expresó que existen varias dependencias de la comuna altense y otras instituciones sociales que han propuesto reformas y se tomarán en cuenta.