El proyecto Pintando Santa Catarina Palopó comenzó en 2016 por iniciativa de Harris y Melissa Whitbeck con el fin de crear condiciones que impulsen generación de empleos y microempresas por medio del turismo sostenible. En la actualidad, el proyecto avanza y los creadores promueven entre los guatemaltecos: Adopta una casa forma un grupo de seis personas (familiares o amigos) y ayuda a pintar.

Por Andrea Velásquez/La Prensa de Occidente

“El interés que el proyecto ha despertado dentro y fuera del país es sorprendente y comprueba que, si una comunidad trabaja de la mano con sus vecinos para gestionar el nacimiento de iniciativas creativas para darle respuesta a sus problemas, puede lograr mucho”, dice Harris Whitbeck, el gestor de la iniciativa en Santa Catarina.

El proyecto se enfoca en mejoramiento de la imagen urbana al pintar las viviendas con motivos y colores de los hüipiles típicos de la región. Además del mejoramiento de malecón y la playa pública, diseño e implementación de senderos, formación de guías comunitarios, rutas turísticas, señalización, entre otros.

Whitbeck y su sobrina Melissa dirigen las operaciones del proyecto; son dos guatemaltecos que crecieron visitando esta población y que tienen un lazo afectivo muy grande y fuerte con este municipio, sus pobladores y el lago de Atitlán.

Con este plan se busca articular esfuerzos de diferentes sectores (locales e internacionales) para lograr una obra visual con impacto social a escala monumental. En este caso, han logrado el apoyo de Cementos Progreso y de pinturas El Volcán.

Colores únicos

La fórmula de la pintura es antiséptica y amigable con el ambiente, los colores fueron hechos especialmente para el proyecto y se llaman: agua, maíz blanco, barro, morado, azul oscuro, lago y piedra verde. El color del techo de los edificios simboliza los trajes típicos de la antigüedad, el rojo que representaba el color de la sangre.

Voluntarios

Adopta una Casa: se organiza con un grupo de seis personas, entre ellos reúnen unos Q3 mil 750 para la pintura y materiales. Los interesados solo deben escribir a la página oficial de Facebook del proyecto; los encargados organizarán la logística. El grupo puede pintar todo el día o unas horas, según el tiempo que se desee.

Dona un galón de pintura: uno o más galones, con un costo por unidad de 20 dólares (unos Q150).

Dona un letrero: La comunidad evita el uso de vallas y regresa a los letreros artesanales, los cuales deben combinar con todo el proyecto. La donación es de 40 dólares (Q300).

Aporta brochas 15 dólares (Q112), madera, guaipe, cubetas para mezclar. También se agradecen escaleras a 150 dólares (Q1,125).

Para recibir más información, escriba a pintando@santacatarina.gt.