Álvaro García envía un mensaje a la afición y asegura que llega al Xelajú con la expectativa de lograr su primer título de liga en Guatemala.

Su experiencia será determinante para las aspiraciones del club en este semestre. 

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente

Pese a que su arribo al club fue un tanto cuestionado por algunos aficionados, el guardameta sudamericano empieza a ganarse la confianza y respaldo del cuerpo técnico que lo trajo para garantizar el arco chivo. El sábado pasado debutó oficialmente y fue determinante para sumar los primeros tres puntos del torneo.

¿Cómo fueron sus inicios en este deporte?

Soy originario de Rocha, Uruguay; a los 19 años debuté en el equipo de la ciudad, ascendimos a Liga Mayor y fuimos campeones. En 2007 pasé a River, luego milité en otros equipos como Atenas San Carlos, Tacuaribe Paraguay, Cerro Largo, el Tanque y después, en 2015, vine a Guatemala; jugué una final con Guastatoya, posteriormente estuve en Cobán y ahora en el Xelajú.

¿Qué lo motivó a venir a Quetzaltenango?

Desde que llegué a este país, a Xela lo vi diferente, jugué una semifinal acá con Guastatoya y tras vivir todo ese ambiente me nació un deseo de defender esta camisola. No he podido ser campeón acá, pero creo que este club es una gran oportunidad para lograrlo, y esa es la gran responsabilidad que tengo: dar lo mejor para llegar a ese objetivo.

¿Cómo vivió su debut en la ciudad?

Es totalmente diferente jugar con el estadio lleno a hacerlo en un partido de entreno. El apoyo de la gente es motivador, no se escuchaba nada dentro de la cancha, mis compañeros no lograban interpretar lo que yo les decía, pero creo que son cosas que debo ir aprendiendo.

Hoy vuelven a la acción y ante el eterno rival. ¿Cómo analiza este encuentro?

En el primer juego nos quitaron el balón por momentos; considero que es mejor corregir ganando que perdiendo. Tenemos que hacer nuestro juego, ser más paciente con el balón y aprovechar las ocasiones que tengamos en el área. Es una gran oportunidad para medir muchas cosas, entre ellas el funcionamiento colectivo.

¿Físicamente, cómo se encuentra?

En Cobán jugué el Torneo de Copa hasta el 19 de diciembre, prácticamente no paré; el 26 vine acá. Ante Malacateco me sentí bastante seguro, no di muchos rebotes, estuve bien en el juego aéreo.

¿Se visualiza campeón a finales de semestre?

Hay mucha calidad en el plantel, con jugadores muy desequilibrantes y gran técnica. El otro día, Albizures en una jugada definió el partido, eso facilita el trabajo grupal, pero tenemos que mejorar, se ve una claridad y jerarquía en el grupo para asimilar las cosas. Es muy temprano decirlo, pero creo que este grupo está para aspirar al título.

¿Ya se adaptó al ambiente que se vive en la ciudad?

Mi familia es muy futbolera, mi esposa y mi suegra me están brindando el respaldo. La gente transmite una energía positiva, estoy muy ilusionado por lograr grandes cosas.

¿Qué mensaje le envía a los superchivos?

Que nos apoyen, el jugador se crece con el respaldo de la afición. Trabajamos para dar el máximo y al final todos festejaremos.

Álvaro García es exigido en una de las prácticas de la semana y muestra su habilidad para garantizar seguridad bajo los tres postes.