Viajar por la ciudad en vehículo propio o en transporte público se ha convertido en un tortuoso calvario. A medida que pasan los años, el aumento de la cantidad de automóviles en la ciudad es notorio.

Se invierten 45 minutos en el tráfico, aproximadamente.

Por Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Hoy en día, para cruzar la ciudad se toma alrededor de 45 minutos, cuando en años anteriores ir de un punto a otro se hacía entre 15 a 20 minutos.

Según los datos del a Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), en 14 años el parque vehicular ha aumentado un 224 %, es decir que en 2005 en Quetzaltenango circulaban 75 mi 774 automóviles, mientras que el año pasado la cifra llegó a 245 mil 668. “Creemos que el aumento se debe al crecimiento poblacional además de los vehículos que ingresan a las ciudad de lugares circunvecinos”, dijo Irma Citalán, delegada regional de la SAT.

Saúl Calderón, director del Instituto Guatemalteco en Seguridad Vial y de la escuela de Automovilismo Marsa, indica que lo que se observa en estos días no es nada comparado con lo que se puede venir en los próximos años, ya que el cálculo realizado por el BID, en cinco años, que comenzaron en junio del año pasado, el parque vehicular puede triplicarse.

Calderón considera que las autoridades deben tomar medidas urgentes o de lo contrario la ciudad llegará a un colapso. “No hay vías alternas porque la infraestructura de la ciudad no es la adecuada y como no hay optamos por transitar en las mismas rutas todos los días, lo que causa un continuo desgaste y congestionamiento, a esto se suma la falta de interés de las autoridades por darle mantenimiento adecuado a las calles”, resalta.

“Las autoridades deben mejorar la infraestructura vial, habilitar rutas alternas para desfogar las rutas, la población debe optar por utilizar vehículos citadinos, es decir pequeños, armar de mejor manera sus horarios, se pueda utilizar un solo carro para movilizar a la mayor parte de la familia”, aseguró Calderón.

El experto agrega que de no prestarle atención a la problemática vial se tendrá que adoptar prácticas exitosas que otros países han utilizado, como el uso de colores distintivos en las placas de los automóviles, para circular. “Los carros con placas con color rojo circulan el lunes, por ejemplo, los azules el martes y así sucesivamente”, indicó.

Otra alternativa es la creación de pasos a desnivel y una semaforización correcta y sincronizada, dice Mario González, ingeniero estructural y vocero del Instituto Quetzalteco de Estudios Nacionales.

“Nosotros hemos estudiado el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), la ciudad ya no da para más. El POT entró en vigencia el año pasado y establece que los nuevos centros comerciales o megaproyectos deben respetar los estudios viales, en la ruta entre la rotonda de la colonia El Maestro hasta la entrada al municipio de La Esperanza hay un nuevo centro comercial que genera mucho congestionamiento vehicular, ahí se debió construir un paso a desnivel”, indicó González.

“Solo para ese sector son necesarios tres pasos a desnivel, pero además se debe implementar un buen sistema de transporte urbano, de modo que la gente deje de usar sus vehículos porque habría seguridad, limpieza y comodidad en el transporte público”, aseguró.

“Si las autoridades no prestan atención a esta problemática en cinco años o menos solo el sector que comunica a Xela con San Marcos, se podría convertir en una ruta intransitable, similar a Chimaltenango”, añadió González.

Inseguridad es el principal factor del aumento

Según el experto en seguridad vial, una de las principales razones por las que se genera aumento en la circulación de vehículos en Quetzaltenango es la inseguridad, la mayoría de personas utilizan su propio transporte para no arriesgarse a ser víctima de la delincuencia. “En lo que va del año, el 90 % de nuestros alumnos dicen que se sienten obligados a aprender a manejar para sentirse seguros, prefieren utilizar sus vehículos porque en el transporte público se arriesgan a ser víctimas de la violencia”.

En 2017 fueron 240 mil 887, la SAT recaudó Q44.4 millones

En 2018 se registraron 245 mil 668 nuevos vehículos lo que representa una recaudación de Q47.7 millones, lo que indica un aumentó de Q4.3 millones de incremento de impuestos