William Oroxom, el hombre que ha visto cinco veces campeón al Xelajú.

 

Mejor conocido como “Santana”, Willy comparte algunas anécdotas que ha vivido durante los más de 50 años que ha dedicado a servirle a los chivos.

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente

Con motivo de los 77 años del club, La Prensa de Occidente conversó con uno de los personajes más icónicos de la institución y quien ha sido testigo de las glorias alcanzadas durante la historia del club.

¿Qué significa Xelajú M. C. para usted?

Es mi casa, aquí he vivido los mejores momentos, le entregué mi vida a este club y ha valido la pena; cada lágrima, cada sonrisa, cada emoción, las he vivido con amor, es un sentimiento que me ha llevado a conocer muchas personas, quienes se ha convertido en buenos amigos.

¿A qué edad empezó a trabajar con el club?

No recuerdo bien, pero desde los 13 años venía a colaborar como alcanzabolas y ayudaba a organizar algunas cosas dentro del camerino. Posteriormente, don Arnoldo de León y Enrique Amézquita me dieron la oportunidad de ser utilero.

¿Cuánto devengaba de salario en sus primeros años de servicio?

Recuerdo que 13 quetzales, antes nos movía la pasión por este equipo y creo que eso es lo que me ha mantenido dentro del club durante tanto tiempo.

¿Cuál ha sido el momento más triste que ha vivido en el plantel?

Creo que la muerte de Roberto Aragón, en 2004, fue algo que nos marcó a todos. Recuerdo que fue durante madrugada de un domingo cuando recibimos la noticia; acabábamos de eliminar a Cobán y nos tocaba jugar las semifinales ante Suchi, eso golpeó mucho a todos anímicamente. Luego, creo que el descenso de categoría en 1997. 

Describa cómo es su labor dentro del club.

Todos los días debo levantarme a las cinco de la mañana, vengo a preparar la indumentaria de todos los muchachos, incluyendo la del cuerpo técnico. Junto con Frankie López, nos encargamos de tener listos los implementos que el entrenador requiere para las prácticas, como las boyas, balones, hulas, redes, etc. También nos encargamos de la hidratación y de almacenar otros implementos. 

¿Qué futbolistas recuerda o con quiénes ha tenido cercanía?

He tenido la bendición de conocer a la mayoría que levantaron los cinco títulos que están en las vitrinas de la institución. Pero creo que el título de 1996, en La Pedrera, ante Comunicaciones, con el gol de Mariano Crisanto fue el que más hizo vibrar al pueblo y despertó esa pasión que se vive hoy en día. Desde esa fecha, el apoyo a Xelajú creció considerablemente.

¿Qué mensaje puede enviarle a la afición en el aniversario 77 de la institución?

Que no abandone al equipo, creo que en los malos momentos es cuando uno debe mostrar más apoyo, es ahora cuando se requiere de ese respaldo para levantar la cara y seguir dando pelea en el campo. Al club solo puedo darle las gracias, sé que la vida es un ciclo y algún día tendré que retirarme, pero mientras haya energía en mí, seguiré sirviéndole a mi equipo.

 

LEYENDAS VIVIENTES

Han sido parte de la historia de Xelajú, dejando su huella y buen futbol en la conquista de los cinco títulos que luce el club en su escudo; a continuación, una breve reseña de los títulos que han aportado al club departamental que más veces ha sido campeón en Guatemala.

Guillermo René Pérez Rivera

Mejor conocido como el “Canchito” Pérez, defendió durante 15 años la camisola de Xelajú. Fue campeón de Liga en 1962, campeón de Copa y Campeón de Campeones. Es parte de aquella generación de futbolistas que logró el memorable tricampeonato en una sola temporada.

Romeo Alejandro Tello López

El “Flaco”, recordado por su velocidad en el lateral derecho, estuvo 16 años en la institución, siendo campeón de Liga en 1980, campeón de copa y llegaron a instancias finales del torneo Concacaf, siendo eliminados por los Rayados de Monterrey.

Wálter Horacio González Romero

Lacho, como lo llaman sus amigos, vistió la piel superchiva durante diez años, siendo campeón de Liga en 1996 y subcampeón de Copa. Actualmente es el subdirector técnico del plantel mayor.

Julio Francisco Estacuy Reyes

El “Capi” es uno de los elementos de mayor historia en la última generación, al ser campeón de Liga en 2007 y también en 2012, y ser parte del equipo que figuró en la Liga de Campeones de Concacaf en 2013, eliminando a las Chivas de Guadalajara. También fue campeón de Copa en 2011.

 

Néstor Jucup Escobar

Surgido de la cantera, ha defendido durante 12 años a Xelajú, siendo campeón en la categoría Sub-17, campeón de Copa en 2011 y campeón de Liga en 2012. Comentó que en las últimas instancias de aquel campeonato se lesionó el hombro y terminó celebrando con un brazo la última conquista de los superchivos.