Óscar Manuel Maldonado Castillo, estudiante de ingeniería mecánica, inventó una impresora en 3D.

Carlo Vásquez/La Prensa de Occidente

Maldonado Castillo comentó que como parte de su Ejercicio Profesional Supervisado (EPS), construyó la impresora y ahora pudo imprimir un corazón humano para apoyar a catedráticos de la carrera de medicina.

Ariadna Cifuentes manifestó que la anatomía del corazón que se imprimió es sorprendente porque muy bien lo pueden utilizar los cardiólogos para explicarles a los pacientes cuáles son los problemas que padecen usando el nuevo material.

El director de la carrera de ingeniería, Víctor Hernández, señaló que el próximo paso es hacer una impresora 3D más grande para escanear la dentadura de una persona para ayudar en los tratamientos.