Fotografías / David Pinto

El primer Viernes de Cuaresma, según el historiador quetzalteco Francisco Cajas, se fundó en 1844 y tuvo como marco la romería al Señor de las Tres Caídas y que ha perdurado hasta nuestros días en la Parroquia de Nuestra Señora de Soledad, El Calvario.

En los alrededores de El calvario, desde el jueves se reúnen comerciantes, quienes ofrecen muebles, apastes de barro, comales, objetos que vienen de Totonicapán, Rabinal, Santiago y artesanías del sur de México. Además,  vendedores de alimentos típicos de la época y de Quetzaltenango.

 

Color y riqueza cultural es lo que se vive en El Calvario, donde se instalan durante una semana juegos mecánicos y locales con pescado seco para cocinar en la época de la cuaresma.