“Pitz” o jugar a la pelota es una modalidad que un grupo de jóvenes con descendencia quiché y mam practican en Quetzaltenango, como una forma de concebir la cosmovisión maya.

Los entrenamientos se realizan los fines de semana, a las 10:00 horas en la colonia Molina, de la Ciudad Altense. Los interesados pueden asistir.

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente

Desde hace un año aproximadamente, se integró el equipo Kaqulja, que significa “trueno o rayo”, el cual está conformado por seis jóvenes de descendencia quiché que viven en Zunil, Cantel, Totonicapán y Xela; además de dos de etnia mam que residen en Todos Santos, Huehuetenango, y en San Juan Ostuncalco.

Tepeu Poz, uno de los integrantes, manifestó que la idea de este juego nace de los abuelos, de sus antepasados, y representa los movimientos astronómicos; por esta razón, no lo ven como un deporte.

“El pitz está muy relacionado con el sol, podemos observar que este juego tiene relación con los solsticios de verano e invierno, la mayoría de canchas prehispánicas están orientadas de norte a sur, que es la dirección que tiene el sol en cada solsticio”, agregó Tepeu.

Reglas

El juego está dividido en dos tiempos, de 20 minutos cada uno; cruzar el balón en la línea de fondo rival equivale a cinco unidades en el punteo, el número cinco se toma como concepto de la línea maya, que tiene un valor de cinco puntos.

Si uno de los jugadores se sienta en la pelota, el equipo sufre una sanción en el puntaje. Cabe resaltar que cruzar el balón en el aro significa la conclusión del juego, es decir, el triunfo se da por terminado a favor del conjunto que logre la hazaña.

“El nombre del balón en maya-k’iche’ es “potz”, que significa pelota o algún objeto que rebota. Sobre los aros no tenemos el dato actual, arqueológicamente se les denomina marcadores, ya que van marcan el punteo o fin del duelo”.

Modalidades

Existen variaciones de juego en Mesoamérica, las más conocidas en el país son: El Chaaj, que consiste en golpear el balón con el antebrazo; Chaj Chay, se utilizan cadera y rodilla; Pitz, únicamente la cadera.

En el pitz utilizan un balón que está hecho de hule, no tiene aire por dentro y pesa entre 2.5 a 5 libras. La vulcanización fue una tecnología que implementaron culturas muy tempranas como la olmeca, utilizando el hule y plantas como materia prima.

“Actualmente no contamos con canchas para hacer esta práctica, pero utilizamos escenarios que tengan muros porque tenemos saques a los costados. Hay un saque directo que va del aire a la cadera, llamado ‘kab’rakan’; saque de esquina o ‘jurakan’, es un pique que eleva el balón a ras de suelo; ‘imul’, el balón va saltando a media altura”, describió Jun Kanek Nimwitz.