La ciclista Flory de León sale a las veredas en el campeonato Panamericano de Ciclismo de Montaña, en tierras mexicanas, donde buscará puntos para mantener opciones de llegar a Lima, Perú.

Flory de León en el ingreso a la meta final en la segunda fecha del Cross Country Olímpico.

 Por Stuardo Calderón/ La Prensa de Occidente

La representante del ciclismo quetzalteco vive un gran momento, pues la semana pasada se alzó con el primer lugar de la segunda fecha del Campeonato Olímpico de Cross Country en la capital.

Además, la altense llega a Xela con el triunfo en el Tour por la Paz, resultados que la tienen motivada para intentar puntear en el ranquin que le permita llegar a los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

“La ilusión está ahí y nadie me la va a quitar. Creo que me he preparado para esto y tengo todo el apoyo de mi país para intentar hacer historia”, aseguró De León.

Flory, que desde los 21 años se involucró en el ciclismo, compartió que tiene grandes expectativas y contó algunas anécdotas a La Prensa de Occidente. 

“Mi primer equipo fue Solobici. Recuerdo que tenía una competición en Costa Rica y una fractura me impidió participar; ha sido la peor anécdota”, expresó.

Entre los logros que más recuerda resaltan la Vuelta Femenina 2017, donde fue líder general y campeona; el título en un centroamericano de Montaña y el subcampeonato obtenido en Texas, Estados Unidos.

“Mi gran sueño es llegar a los Juegos Olímpicos, pero antes debo estar en Perú; necesito hacer un buen puntaje para estar con la esperanza latente”, finalizó.

Fue líder del certamen y finalizó en el primer lugar del podio de premiación.