El jueves pasado se abrieron las plicas para la compra de energía y potencia para Quetzaltenango, pero solo hubo un oferente, el Instituto Nacional de Electrificación (INDE).

Carlos Vásquez/La Prensa de Occidente

En el proceso, ahora se debe firmar un nuevo contrato entre el INDE y la comuna altense, que implica un reajuste tarifario a los 62 mil usuarios que tiene la Empresa Eléctrica Municipal.

El alcalde, Luis Grijalva, comentó que esto es histórico para Quetzaltenango porque desde hace 40 años no se tenía un contrato donde especificara las condiciones en que el INDE le vende a la comuna y el pago que debe hacer.

Grijalva comentó que los precios actuales son insostenibles para generar oportunidades de desarrollo. “Con el reajuste y un nuevo contrato tendremos garantizada la energía eléctrica y con ello vendrán industrias y empresas a invertir en esta ciudad”, señaló.

El contrato actual se firmó en 1978, ahora se debe elaborar uno nuevo que podría hacerse a mediados de mayo, con vigencia de ocho años.

A criterio del docente universitario Jorge Lemus: “Es necesario un reajuste de precio, mucha inversión no viene por deficiencias en el tema eléctrico, pero reconocer que el contrato siempre se hará con un monopolio como lo es el INDE, pero había que hacerlo. En lo que no estoy de acuerdo es en el incremento al alumbrado público del 10 por ciento, debió ponerse una tarifa fija”, explicó Lemus.

Licitación para compra de energía solo tuvo un oferente: el INDE.