Quetzaltenango vivió una jornada de altura con la presencia de pugilistas internacionales, quienes brindaron una exhibición en el cuadrilátero ante representativos locales que dominaron en todos los combates.

Noé Mejía y José Pérez protagonizaron la pelea más intensa de la noche.

Por Stuardo Calderón/ La Prensa de Occidente

El certamen fue de ocho peleas de seis episodios cada una; sin embargo, la mayoría finalizaron por nocaut (KO).

El único enfrentamiento que se definió por decisión del colegiado arbitral fue el que protagonizó Noé Mejía, de La Esperanza, contra José Pérez, de Chiapas, México.

La pelea estelar entre Manuel Chávez, de Xela, y Benjamín Díaz, de Huixtla, Chiapas, terminó en victoria para el chivo por KO cuando apenas corría 1.46 minutos del primer asalto.

“La verdad no esperaba ganar en el primer round, tenía conocimiento de que el rival es de un gran nivel. Los golpes que me fueron muy fuertes, pero creo que la altura y la falta de oxígeno le afectó a la mayoría de oponentes”, comentó Chávez.

Los quetzaltecos Jorán Molina y Suriel Marín vencieron a los mexicanos José Gómez y Alexánder López, respectivamente; Iván Colop y Amaury Cottom derrotaron a los visitantes Vidal Roblero y Francisco Rodríguez; Pascual Velásquez, de Mazatenango, venció a Fredy Villatoro. Wálter Castillo, de La Esperanza, selló el triunfo ante Miguel Méndez.

“Estamos muy contentos con los resultados, para nosotros es una gran vitrina donde mostramos el talento que hay en nuestro departamento”, declaró Marín para La Prensa de Occidente.