La antigua Ciénaga, bautizada por el vecindario como barrio, es el asiento de la Hermandad del Señor Sepultado. La imagen vino destinada al Templo de San Bartolomé, estando por muchos años en poder de la señora Pioquinta de Bethancourt, quien le celebraba su jubileo en mayo y la que al morir la donó al Oratorio de la Ciénaga. Fue presidida inicialmente por Ignacio Bethancourt. En 1980, el Obispo de Los Altos, monseñor Óscar García, autorizó la procesión el día Viernes Santo. La imagen fue tallada por Julio Dubois.

“La hermandad está conformada de 250 socios, el Viernes Santo cargan 210. Hay turnos de honor”

Fernando Josué García García, de 25 años, presidente de la Hermandad del Señor Sepultado del Oratorio La Cienega, parroquia La Merced de Nuestra Señora La Merced y San Cristóbal, es un quetzalteco que desde 2011 es socio de la hermandad.

¿Qué lo motiva a participar en todas las actividades de la hermandad?

Le agradecemos a Dios por darme la oportunidad de dirigir esta hermandad, mi motivación principal es la fe que tiene mi corazón hacia el Señor Sepultado, porque es la representación de Cristo Viviente que se entrega todos los días a nosotros y nos da la facilidad de darnos vida. También me motivó devolver un poco de todas las bendiciones que me ha dado en mi vida.

¿Cuál es el proceso de elección del presidente de la hermandad?

El procedimiento es que cada presidente tiene una duración de dos años, cada Domingo de Ramos se realizan las elecciones, la mayoría vota y la planilla que tiene más votos es la ganadora y sale con la fortuna de servirle al Señor durante dos años.

¿Cómo se financia la hermandad?

Para realizar nuestras actividades, el presupuesto se logra a través del apoyo de todos los quetzaltecos con ofrendas. También hacemos excursiones y algunas ventas de comida para recolectar para el anda y las actividades del Viernes Santo.

¿Cuántos hombres tienen la asociación y cuántos cargan el Viernes Santo?

La hermandad está conformada de 250 socios hombres y cargan el Viernes Santo en tres turnos 210 socios. Hay turnos de honor que participan en el cortejo procesional.

¿Mencione qué costumbres tienen durante el año con la imagen de Señor Sepultado?

La institución es una de las pocas que no lleva la imagen a la casa del presidente de la hermandad. El Señor pertenece 363 días en el Oratorio La Ciénega en la subida de la colonia Molina. Entre otras costumbres está el aniversario del Señor, se celebra cada 30 de mayo, aniversario de la fundación que es el 24 de agosto de cada año, ahora llegará a los 95 años. Y varias actividades litúrgicas durante el año.

En otro contexto también está la réplica que visita los hogares quetzaltecos durante todo el año, el 25 de diciembre salimos con el Niño a hacer las visitas.

La imagen no se encuentra en la iglesia porque desde que tiene su propio edificio en el Oratorio y quedó en punto de acta que no puede salir a ningún lugar, es el guardián del barrio La Ciénaga.

La indumentaria es traje negro, corbata negra, camisa negra, zapatos negros bien lustrados y un rosetón.

Mensaje que le da la población quetzalteca

Al pueblo católico y no católico los invitamos a reflexionar durante el tiempo de Cuaresma, recordemos que vivimos al máximo nuestras tradiciones y tratar de mejorar las cosas malas que tenemos como humanos, pero con la convicción que podemos mejorarlas, para que por ende seamos buenos cristianos y buenos ciudadanos que es lo que necesita este país para salir adelante.

 

“Invitamos a los que quieran participar, tenemos como fecha límite el Jueves Santo a las 23:00 horas de la noche”.

Requisitos:

  • Las inscripciones son en el salón de La Merced.
  • El costo del ingreso es de Q100, más Q35 del rosetón.
  • Tener lista la indumentaria, traje negro, camisa blanca y corbata negra.

En 1969, fue fundada la Hermandad de la Virgen de Dolores, presidida por Carmen Reyes de Estrada, la imagen fue tallada por el escultor Rosalío Ajcá.