Abrió la puerta de su oficina en la 17 avenida, entre calle Rodolfo Robles y 1a. calle de la zona 3, a una cuadra del segundo mercado más grande de Xela, La Democracia. Saludó, sonriente, a dos empleados y a una persona que le esperaba para felicitarle por la victoria. De botas cafés, jeans celeste, camisa a cuadros y saco casual azul de corduroy, vestía el alcalde electo de la ciudad de Quetzaltenango, Juan Fernando López Fuentes (JF). Contento, atendió a quienes le esperaban mientras hablaba por teléfono. JF llegó a la oficina en donde ha tenido, durante los últimos 20 años, su empresa JF Constructora y Bienes Raíces, con la que, asegura, ha ayudado a miles de personas no solo en Xela, sino en todo el sur y occidente de Guatemala.

Por Raúl Barreno Castillo/La Prensa de Occidente- Fotografías: David Pinto

El alcalde electo nació en El Quetzal, San Marcos, el 30 de abril de 1962, pero desde hace 38 años vive en Quetzaltenango. Su residencia ha sido cerca del barrio Nuevo León, donde junto con su esposa, Ángela Marina Escobar, procrearon cinco hijos; uno de ellos, Darwin, por cierto, fue candidato a diputado distrital por el partido Humanista en las recién pasadas elecciones.

A sus 57 años, está convencido de que es momento de levantar la cosecha de lo que ha sembrado durante el tiempo que ha residido en esta ciudad. Es momento de devolverle a Xela lo mucho que esta le ha dado. A los 19 años llegó a la Ciudad Altense, donde decidió forjar su vida. Explicó que como él hay muchas personas que llegaron a Xela por su clima, sus oportunidades, los estudios y su tranquilidad, y optaron adoptar como suyo el municipio.

Entre 2009 y 2011 dirigió al equipo de futbol Xelajú M. C., con el cual logró el subcampeonato nacional en el torneo Clausura 2010. En esa oportunidad contrató a jugadores como José Manuel Contreras, Gustavo Cabrera y a los técnicos Alberto Jorge y Horacio Cordero.

Juan Fernando fue candidato a alcalde en 2011 por el partido Líder. Ocupó el tercer lugar y logró ganar una concejalía. En 2015 ganó la diputación por la Unión del Cambio Nacional, pero no pudo asumir porque, según el Tribunal Supremo Electoral, era contratista del Estado. Su lugar lo ocupó José Hernández, hijo de los dueños de la desaparecida tienda de ropa Bullock’s en Xela.

En 2019, una vez más se lanzó a la política, esta vez por el partido Humanista, que tenía como presidenciable a Edmond Mulet. Ganó con 13 mil 551, es decir el 21.76 por ciento de los votos válidos. Por debajo de él estuvo el también expresidente del equipo lanudo, Francisco Santos, con 5 mil 794 (9.30 %). Hoy, a las puertas de un proceso atípico, en el cual se hará un nuevo conteo de las actas a partir del lunes, a López le persiguen los señalamientos de que aún es contratista del Estado, por la ampliación del Cementerio General de Xela; sin embargo, argumenta, no le preocupa porque ese contrato jamás nació a la vida jurídica.

¿Cómo se siente después de la victoria, tras un segundo intento?

Estoy agradecido con el Creador; con su hijo, Jesucristo, y la gente de Quetzaltenango. He trabajado con ellos toda mi vida y estoy agradecido con la unción que me dio el pueblo. Lo logré después de dos oportunidades.

¿Cuál fue el secreto para alcanzar la alcaldía?

En esto no hay secretos, solo estrategias.

¿Cuál fue la estrategia?

Fueron 88 días de campaña y la estrategia real fue no perder un solo minuto, solo para dormir. De hecho, solo hablando y comiendo, estábamos en las actividades. En poco más de dos meses hicimos más de mil reuniones. Nuestra campaña la llamamos “De corazón a corazón”. Aparte de eso, se trataba de recoger la cosecha de lo que habíamos sembrado.

¿Se refiere a las anteriores elecciones?

No, sino a los 38 años de ayuda, sin esperar nada a cambio en las comunidades. No hicimos mayor campaña en las calles. No ensuciamos la ciudad; los postes no votan. Nosotros caminamos las comunidades, escuchamos a la gente. Hay que salir de las redes sociales y acercarse a la población para lograr estos resultados.

Muchos le critican esa ayuda porque la consideran populismo, ¿es así?

Si fuera populismo ya hubiera sido alcalde desde hace años. Yo me inicié en la política hace ocho años, por accidente. Populismo es venir y gastar los recursos del Estado, regalar bolsas y otras cosas. Yo apoyo al deporte desde hace años, a eso le llamo humanismo. Todo esto lo voy a seguir haciendo mientras Dios me dé vida y trabajo. Con mi empresas he podido ayudar a muchas personas.

¿Contempló que fueran 13 mil votos los que le dieran la victoria?

De los 106 mil electores de la ciudad, proyectamos el 40 por ciento. De hecho, trabajamos sobre ese número. Teníamos un margen del 5 % hacia abajo, preveíamos el 35 % de los que llegan a votar. En las reuniones decíamos eso. No perdimos un día de tiempo, nada, no fuimos a foros para lograr nuestro objetivo.

¿Por qué? Muchos criticaron su ausencia en los foros.

Porque eran tres meses nada más de campaña. No nos podíamos dar el lujo de perder tres o cuatro reuniones de nuestra estrategia “De corazón a corazón”.

Entonces no explicó su plan de trabajo.

La verdad que la mayoría de foros estaban arreglados, los mismos candidatos decían que estaban hechos para determinadas personas. Yo ya había hecho mi trabajo. Era mi estrategia política. Y como tal no iba a inventar el agua azucarada. Dentro de esa estrategia también dejé de hacer 200 reuniones. Pero estoy contento. No le hice daño a nadie. Mi plan de trabajo realmente se verá cuando esté en la municipalidad. De todo ese trabajo, nosotros tenemos estudios concienzudos de lo que le está sucediendo a la ciudad.

¿Cuáles son las acciones a tomar en la etapa de transición?

En primera instancia es que el TSE nos certifique para ir a la comuna. Porque, ¿de qué cuenta puedo ir ahorita como un ciudadano más?

¿Le preocupa que le puedan denegar la participación por ser contratista del Estado?

No, no me preocupa, porque no lo soy. Acá hay documentos que respaldan lo que digo. Yo nunca he sido contratista del Estado, yo he sido víctima de ese sistema en el que vale más el dinero que los documentos. Ahora será distinto.

¿Pero qué pasa con el contrato de la ampliación del Cementerio General de Xela?

No tengo contrato del cementerio, ese nunca nació a la vida jurídica. Acá está la firma del alcalde (Luis Grijalva) -muestra el documento- y eso me ampara.

“No tengo contrato del cementerio, ese nunca nació a la vida jurídica. Acá está la firma del alcalde (Luis Grijalva) y eso me ampara”.

¿Entonces está seguro de que no pueden botar su participación?

¿Quién la va a botar?

El Tribunal Supremo Electoral…

No, acá también está la credencial -muestra el carné de inscripción como candidato a la alcaldía-. No creo que el Tribunal se preste para esto en dos ocasiones (la primera fue hace cuatro años como candidato a diputado por UCN) Y lo que diga la gente, la verdad, que no le pongo atención. Sé que es envidia, es ardor por la forma en que ganamos la alcaldía.

Otra crítica que le hacen es que usted no es de Xela, ¿cómo responde a eso?

Hay muchos alcaldes, usted puede investigar, que no son de Xela. El licenciado Scheel Montes (German) no es de Xela, pero al final eso no importa. A mí ni la Constitución ni el Código Municipal me prohíben participar. La ley dice que uno debe vivir cinco años, mínimo, en la ciudad que quiere dirigir. Para mí no importa donde haya nacido, sino el amor por la ciudad.

“¿Qué personaje está en el parque central?, Justo Rufino Barrios, de San Lorenzo, San Marcos; en el Benito Juárez, el expresidente de México, Benito Juárez; en el Bolívar, un venezolano; en el parque Paco Pérez, un huehueteco”

¿Cuántos años tiene de vivir en Xela?

Más de 38 años. Le puedo decir algo, y no es por alusión a esto, sino para que quienes vivimos en Xela despertemos. ¿Qué personaje está en el parque central? Justo Rufino Barrios, originario de San Lorenzo, San Marcos; en el parque Benito Juárez, ¿quién está? El expresidente de México, Benito Juárez; en el parque Bolívar, un venezolano, en el parque Paco Pérez, un huehueteco, ¿entonces?

¿Considera entonces que eso no importa?

No, no importa, mientras ame el lugar donde vivo. Yo amo esta tierra, y no lo digo de palabras, lo he demostrado y lo seguiré demostrando y haciendo con mis recursos, y ahora será con los recursos del pueblo de Quetzaltenango.

¿Cuáles son las acciones inmediatas en los primeros cien días de gobierno? ¿Qué es lo más urgente?

Primero, una revisión al Plan de Ordenamiento Territorial (POT), ya que este viola la Constitución. Estoy convencido de que no se siguieron los pasos correspondientes para aprobarlo. En la primera semana, si no está bien, lo vamos a derogar. Todo el pueblo tiene que estar de acuerdo, todas las comunidades. Segundo, tenemos que ver el tema de las inundaciones, del cual estoy capacitado para solucionarlo. En los primeros cien días lo resolveremos en un 30 o 40 por ciento. Es lo que más me preocupa.

¿Cómo lo hará?

Con trabajo, desde el Siete Orejas hacia abajo. En el cantón Chitux, Siete Orejas y la Ciudad de Los Altos, que son los puntos desde donde se origina este problema.

¿Cree que la muni tiene recursos para hacer eso?

No se necesitan tantos recursos, sino es más capacidad y voluntad. Debemos empezar a entender por qué ocurren las inundaciones. Por qué se regresan las aguas. Se debe atender los ríos, los zanjones. Estas son acciones urgentes. Le hablo con conocimiento y voy a tratar y hacer todo lo posible para lograrlo. Espero en Dios que todo el concejo esté de acuerdo para resolver los problemas de Quetzaltenango.

¿Cómo visualiza su relación con el concejo, tomando en cuenta que no tendrá una mayoría? ¿Está capacitado para lograr consensos?

Ellos tienen que tener claro que fueron electos por el pueblo de Quetzaltenango para trabajar por el pueblo. Deben estar convencidos de que debemos hacer algo por la ciudad. Si no nos unimos el pueblo lo va a saber. No es posible que por revanchismo, por oposición, no vayan a hacer nada. Recuerde que es el pueblo el que los juzgará. Yo cabildearé para hacer un buen trabajo.

¿Cuál es la ciudad que recibe? ¿Cuál es la ciudad que le deja Luis Grijalva?

Él recibió una ciudad en mal estado, la ciudad tiene muchos años de estar abandonada. Todo lo que se le ha hecho ha sido puro maquillaje. No puede ser que en una ciudad como Xela se sigan usando tubos de 6 u 8 pulgadas, eso es increíble, eso no es posible que suceda, entonces ya es tiempo de mejorar los drenajes. Recuerde que la modernidad de una ciudad no se hace por sus edificios, sino que empieza desde sus drenajes, desde lo que no se ve.

¿Cómo califica la gestión de Luis Grijalva?

Le faltó un poquito más de acción. Le faltó conocimiento de cómo realmente hacer las cosas. Saber cuántos kilómetros tiene la ciudad, cuántos callejones, conocer las necesidades. Faltó eso, acción y conocimiento.

¿Con él y Jorge Barrientos crecieron más las ventas informales, el desorden en los mercados, los apartaparqueos, la falta de estacionamientos y mucha desorganización en la ciudad?

La ciudad está abandonada, la ciudad necesita una reingeniería, no maquillaje, empezando por sus drenajes. Muchos hablamos de modernización del transporte, pero usted puede comprar buses y hacer terminales, pero si tenemos calles en mal estado, en ocho meses tendremos chatarras. La idea es que la persona que venga en cuatro años reciba una mejorar ciudad. Le pongo un ejemplo, la colonia El Vaquero; imagine que ahí había un zanjón natural y este fue tapado, pasaba atrás del Complejo Deportivo y la terminal Minerva, pero ahora bajó para el barrio El Calvario. Con tubos de 30 pulgadas no se puede. Esto debería mejorarse con tubería de dos metros para poderlos limpiar. Hay que trabajar en eso, luchar por eso, de lo contrario no solucionaremos nada. Y con el asunto de las ventas informales, que ya invadieron muchos lugares, para resolverlo tenemos que llevar en la mente y corazón, construir un mercado en el predio Richter, porque si los quita ¿a dónde los lleva? En el segundo año está contemplado construir ese mercado ya sea en el predio Richter o en la terminal Minerva.

¿Está consciente de que la ciudad se desbordó con ventas informales?

Claro, completamente consciente. Mi plan contempla eso, y tengo claro lo que voy a hacer. Tengo una buena relación con ellos (los vendedores) para resolver el problema. Debemos planificar. Son 8 mil 500 vendedores informales en todos los mercados de Xela. Hay quienes pagan Q3, Q5 u Q8, dependiendo la cantidad de mercadería. Debemos recaudar esos fondos para que sirvan para reinvertirlos en mercados.

Muchos de esos fondos no ingresan a las arcas municipales por la corrupción en la Policía Municipal, Municipal de Tránsito y el Departamento de Abastos…

Realmente no me consta, no lo he vivido, no he estado ahí. Lo que sí puedo decir es que vamos a usar bancos para que los fondos ingresen a las arcas, para hacer proyectos de envergadura.

¿Contempla algún plan de combate a la corrupción?

Yo sé que en todas las instituciones hay corrupción, y sé que en vez de estar corriendo a los empleados, los vamos a capacitar para que den un mejor servicio y empezar a buscar la forma de cómo modernizar la municipalidad. Y cuando hablo de esto es empezando por sus computadoras, que están obsoletas, pues eso también es una fuga de capital. El empleado debe tener herramienta para que dé resultados.

El tema del transporte urbano es ineficiente, todos se quejan, cobran lo que quieren, las unidades son viejas, sin control. ¿Cuál es el plan?

Al momento de llegar, haremos una revisión de cuántos propietarios de buses hay. Acá se venden las líneas a granel, sin revisión de nada. Debemos supervisar eso. Tampoco vamos a exigirle a los dueños de unidades que compren nuevas cuando la muni no les da las herramientas: calles en buen estado. Queremos contribuir con el empresario del transporte para ofrecer un mejor servicio. Si no puede comprar nuevas, que arregle las que tiene. Yo he visto unidades que tienen sacos de arena por sillones.

¿Lo primero será revisar contratos y el aspecto legal de cada empresa?

Sí, verificar que tengan contrato, acuerdo municipal, para autorizarlos. Y que estén dispuestos a capacitar a sus pilotos y ayudantes para dar un buen servicio a la población, porque todos se quejan.

¿El tema de la energía eléctrica? Durante el gobierno de Grijalva le aumentó al precio. ¿Qué hará con el INDE?

Tenemos que revisar documentos, sé que hay una deuda de más de 1,500 millones de quetzales, que es impagable. ¿Quién va a pagarla? Todos los niños quetzaltecos ya vienen pagando esta deuda. Acá hay que buscar la forma de cómo nos la condonen o exoneren de los intereses y la mora, que son más de Q120 millones. No sé exactamente, pero he escuchado que eso es.

¿Pero sí reconoce que hay una deuda entre la comuna y el INDE?

Yo no he visto documentos, ni visto nada, solo lo que los medios informan, pero sé que eso lo debemos resolver. Desde 1978, cuando se firmó el contrato, algo pasó. Pero vea ahora, la industria se fue. Nos dieron energía barata, pero la industria se fue. Fuentes de empleo no hay en Xela, y por eso el aumento de la economía informal. Por eso debemos crear nuestras propias empresas. Desde Las Rosas (zona 5) al municipio de El Palmar, hay 11 hidroeléctricas, de estas una es nuestra, que genera un megavatio, pero no sé donde se queda esa energía, no sé si en Cantel o Zunil; no sé dónde se queda vendida la energía, pero no viene a Xela. Nosotros vivimos en un valle donde no hay viento y tenemos rompevientos, no podemos tener energía eólica. Nuestro plan contempla comprar tres a cuatro caballerías cerca del mar para hacer una granja solar, para ya no deberle al INDE sino ser socios. Esto sería una empresa municipal de energía renovable. Tenemos que atraer a la industria. En Xela somos una máquina de hacer profesionales, pero ¿a dónde se va a ese talento? A la capital, a Estados Unidos, pero Xela no disfruta de ese talento.

Ahora que habló de comprar caballerías en la costa, ¿qué hará con el basurero municipal?

Ese es un tema ambiental. Ahí donde está el vertedero están nuestras reservas de agua, uno de los mantos friáticos más grandes. Tenemos un foco de contaminación que hay que resolver, pues es grande. En el tema ambiental, el Ministerio de Amiente nos prohíbe la emisión de gases que contaminen la atmósfera. Queremos comprar cuatro incineradores, de 250 toneladas cada uno, de fabricación rusa, que solo contaminan 5 %. Esto, comparado con el 100 % del efecto invernadero que tenemos allí es algo bueno. Si ellos no nos dan las soluciones, deben ayudarnos a hacer esto. Queremos eliminarlo. Entran 800 toneladas diarias al basurero y hay tres millones de toneladas acumuladas. Si hacemos esto lo vamos a resolver en 12 años.

¿Entonces no hay planes de cambiar de lugar el vertedero?

Lo que pasa es que no nos van a dar los permisos para reubicarlo o quitarlo. Lo que debemos hacer es lograr acuerdos con las diez comunidades del Valle del Palajunoj.

¿Cuál fue el ofrecimiento que les hizo a ellos respecto a esto y la minería?

Yo no les hice ningún ofrecimiento. Solo les dije que haríamos una reingeniería. Como es tema ambiental, me preocupa mucho la minería; la artesanal es pequeña, pero mire la industrial, mire el cantón Tierra Colorada Alta, está quedando en medio de las minas, las casas están agrietadas. No solo debemos hablar con las empresas, sino con el Gobierno para solucionar esto.

¿El área rural le dio la victoria?

No, no es cierto, si no no hubiéramos ganado en todas las mesas urbanas. La victoria nos la dio la ciudad y el área rural.

¿Para quién va a gobernar? ¿Área urbana o rural? ¿Cuál será la prioridad?

El municipio de Quetzaltenango. Todos.

¿Jorge Barrientos ganó con 32 mil votos; Grijalva, con 22 mil, y usted con 13 mil? ¿Cuál es la lectura de esto?

El descontento por los políticos que le han hecho daño a Xela y Guatemala. Tenemos al noveno personaje más corrupto de la historia, tenemos otros que no han salido todavía. ¿Cómo va a estar contenta la gente? Tenemos un gobierno nacional y local muy criticados. Si toda la gente hubiera salido a votar habríamos tenido unos 40 mil votos. La gente que salió nos dio su apoyo. La siguiente temporada puede ser distinta.

¿Cómo hará para convencer al resto de electores que no votaron por usted?

Todos tienen su corazoncito, en todos los partidos, y tiene que ser con trabajo. Voy a trabajar porque el pueblo me eligió para eso. Así como he sido empresario desde niño, también la comuna la vamos a manejar como se debe.

Muchos dicen que si no pudo con el Xelajú M. C., mucho menos va a poder con la municipalidad. ¿Qué responde?

Esa es su percepción.

Muchas personas lo comentan…

¿Quiénes? Mire, eso lo dicen quienes están en otros partidos. Yo le dejé regalado al Xelajú un bus que aún está a mi nombre. Hice un equipo competitivo, que está a la vista. Entonces, ¿cómo no pude? Yo no agarré nada de Xelajú, invertí Q11 millones por hacer ese equipo competitivo. El que no ha podido con el equipo es aquel que no le ha invertido un centavo. Yo le di mi tiempo, mi esfuerzo, mi lucha y hay documentos que me respaldan.

¿Cuál es su mensaje final?

Gracias, Quetzaltenango.

OTROS DATOS IMPORTANTES

¿Cómo califica el gobierno de Grijalva, de 1 a 10?

Un 4.

¿Qué cosas buenas hizo el actual alcalde de Xela?

No sé.

¿Y cosas malas?

No escuchar al pueblo.

¿Desaprovechó ese respaldo popular de 22 mil votos?

Totalmente.

“Primero una revisión al POT. Si no está bien, lo vamos a derogar. Segundo, las inundaciones, estoy capacitado para solucionarlo. En los primeros cien días lo resolveremos en un 30 o 40 por ciento”

Compartir