Como parte de la agenda de trabajo, el Xelajú se concentró esta semana en Champerico, Retalhuleu, donde realizaron pruebas de fuerza resistencia y velocidad.

Los Chivos realizaron un campamento en la costa sur durante una semana.

Por Stuardo Calderón / La Prensa de Occidente

El plantel cambió de aires en su segunda semana de labores y esta vez decidieron bajar a la altura del mar y correr sobre la arena para continuar con su reacondicionamiento físico.

El entrenador Wálter Horacio González explicó: “Se está haciendo una pretemporada bastante exigente, estamos potenciando el nivel del grupo al máximo para competir a gran nivel en el torneo de liga”.

Xela tendrá su primera prueba de fuego el próximo 28 de julio en el Mario Camposeco ante Municipal, un partido que podría marcar el camino de un equipo que necesita regresar a su gente a los graderíos.

“La mayoría de equipos que está en liga Mayor practican a la altura del mar, venir acá nos permitirá acoplarnos a ese clima desde ya y evitar que nos afecte cuando nos toque bajar”, comentó el delantero argentino Gonzalo Vivanco.

Se prevé que hoy el plantel sostenga su primer compromiso de carácter amistoso.