Catalogado como una de las piezas arquitectónicas de mucha importancia y valor, el Teatro Municipal de Quetzaltenango se mantiene firme ante el paso de los años. Promovido por el gobierno del presidente Manuel Estrada Cabrera, en 1889, y por iniciativa del alcalde de Xela, Manuel Lisandro Barillas.

 

Por Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

El 19 de julio de 1895, el edificio del teatro fue inaugurado, el frontispicio fue añadido posteriormente, con estilo del renacimiento francés, el teatro es un icono de la ciudad y muy pocos parecen entender su valor; muestra de ello es que hasta 2017 empezó a recibir mantenimiento de parte de las autoridades municipales.

“En mayo de 2017 empezamos con el sueño de cuidar y proteger esta joya, muchas administraciones no le dieron el mantenimiento adecuado; encontramos polillas, falta de iluminación y otros detalles que denotaban su deterioro”, explicó la directora del recinto, Vanesa Rivera.

El Concejo Municipal aprobó este año un presupuesto de Q150 mil para gastos de funcionamiento, reparación y remozamiento del lugar, pero no son suficientes para sostener los embates de los años.

El trabajo más reciente fue la reparación de butacas, una batalla titánica para la dirección del teatro porque en varias dependencias, incluidas la Dirección del Centro Histórico, se retrasó la aprobación del proyecto de restauración y no fue hasta la semana pasada que el director de esa dependencia, Otto Juárez, dio vía libre a la labores.

En el portal de Guatecompras, con el NOG 10283064, bajo el renglón de compra directa se describe “Mantenimiento del piso del área de palco bajo del teatro”, con un costo de Q55 mil. Estos trabajos han comenzado y la empresa a cargo estima culminar en 60 días, por lo que se considera que el lugar no se podrá utilizar durante las actividades de feria.

“Me resultó injusto que para otro tipo de actividades las otras dependencias y el Concejo Municipal actúen con rapidez, pero cada vez que se trata del teatro siempre actúan con mucha lentitud, además, me parece irónico que ahora que se vienen las veladas, los concejales a cargo de comisiones de belleza estén presionando para que las reparaciones se terminen lo antes posible, el tema no les interesaba antes de…”, argumentó Rivera.

La directora del teatro mostró indignación porque en dos ediciones de certámenes de belleza, con motivo de la Feria de Independencia, los integrantes de las comisiones no se preocupan por acatar las medidas de prevención y los reglamentos establecidos para el cuidado del teatro.

“Tanto en 2017 como en 2018, encontramos daños en las sillas, las butacas, desprendimiento de madera en algunas partes, especialmente donde se coloca la pasarela. El año pasado, durante una transmisión cayó una antena de metal sobre el muro de la parte posterior y la comisión encargada del evento no aportó para la reparación”, se quejó la directora.

Las comisiones de belleza de la Feria de Independencia gastan en una noche lo que el teatro necesita en un año. “Esto es algo así como cuando un padre de mujer gasta mucho en un salón de belleza aunque su casa se esté cayendo, eso es malo porque a la par de los procesos de reparación debería existir un reglamento que le provea al teatro un buen presupuesto y se garantice su cuidado en cada actividad”, comentó el concejal tercero, Carlos González.

“No creo que el teatro esté listo para las veladas y por eso he solicitado una reunión con el Concejo Municipal, para explicarles lo que falta y mencionar algunas recomendaciones al momento de utilizar el edificio”, señaló Rivera.

La síndico Olga Moscoso, a cargo de la comisión de Señorita Quetzaltenango, dijo que lo ideal es hacer las actividades en el teatro, pero si no se pudiera, se analiza la búsqueda de un salón, aunque eso genera un costo extra. “Si vamos a alquilar un salón tendremos que cobrar la entrada al evento para poder tener cómo pagar, pero el director del Centro Histórico nos garantizó que para finales de este mes se terminarán las reparaciones”, se justificó.

“La directora del teatro no nos puede vedar el derecho de realizar las veladas en el teatro, no es la dueña, así que sí o sí se realizarán las actividades en ese lugar, porque no es feria si las veladas no se hacen el teatro”, expresó, en tono alterado, el concejal Agustín Guzmán, presidente de la comisión de Umial Tinimit.

“El año pasado, durante una transmisión cayó una antena de metal sobre el muro de la parte posterior y la comisión encargada del evento no aportó para la reparación”.

 

Esto es lo que gastan las comisiones de belleza de la feria.

Señorita Quetzaltenango                   Q125 mil

Señorita Deportes                              Q90 mil

Niña Quetzaltenango                         Q55 mil

Pequeña Flor del Pueblo                    Q100 mil

Umial Tinimit Re Xelajuj No’j             Q125 mil

Ukotz ijal Mayab Tinimit                    Q125 mil