Durante el desarrollo de la audiencia de incidente presentado por la defensa del exalcalde Jorge Rolando Barrientos Pellecer, el jueves pasado, en la que el colaborado eficaz figura como sindicado, este pidió la palabra y señaló al exsíndico Carlos Illescas de ser el primer interesado de hacer acusaciones.

“El primero en ir a la Cicig y hablar fue Carlos Illescas, pero no contó con que su testimonio no fuera aceptado”, reveló Jorge Ernesto Palomo Leppe.

Por Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Jorge Ernesto Palomo Leppe pidió permiso al juez de Mayor Riesgo, Hugo Escalante, para hablar, previo a la exposición que haría su defensa. Comenzó citando el texto bíblico de 1 de Timoteo 6:10, que dice: “El amor al dinero es la raíz de todos los males”. Luego, Palomo pidió perdón a los exfuncionarios, constructores y exempleados procesados en este caso.

Después relató que el exsíndico Carlos Illescas lo convenció para acudir a la sede de la Cicig. “El primero en ir a la Cicig y hablar fue Carlos Illescas, pero no contó con que su testimonio no fuera aceptado”, reveló el colaborador eficaz.

“Yo no inicié el problema, yo no puse el dedo, yo no quería perjudicar a nadie, a mí me llevó el señor Carlos Daniel Illescas López a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) en 2013, en diciembre para ser más exactos”, relató.

De acuerdo con Palomo Leppe, Illescas estaba molesto con el exalcalde Jorge Rolando Barrientos por varias cosas, “al principio eran buenos amigos, después se desligaron y lo que más le dolió a Illescas fue que se le quitó la presidencia de la comisión de infraestructura de la municipalidad.

“En ese entonces la comisión de infraestructura representaba su fuente de mayor ingresos, y tengo pruebas que serán corroboradas por mi abogado más adelante”, indicó.

El colaborador también señaló a Illescas, exconcejal de Xela, de haber colaborado con la Cicig. “Quiero pedirle perdón a cada uno de los que se vieron involucrados y que piensan que por mi culpa están aquí, no tengo nada en contra de ellos. Yo no iba a ser el único colaborador eficaz en este caso”.

Palomo Leppe señaló que el exjefe de la Dirección de Planificación Municipal, Jorge Franco, y la exconcejal Soledad López también fueron a la Cicig para convertirse en colaboradores, prueba de ello es que durante la primera etapa se les mencionó, pues ya habían declarado.

Durante su intervención manifestó que una de las condiciones para ser colaborador eficaz fue, que tanto su tío Freddy Leppe Cárdenas como su asistente Ángela Remigia Barrios Lux, debían quedar fuera del proceso, es decir, que no irían a prisión.

Aceptó que su tío y empleada estuvieron de acuerdo con prestarle la documentación de las empresas a su nombre para cometer los ilícitos, al tiempo que presentó ante el juez Escalante un portafolio con documentos que según él, confirman que los constructores señalados prestaron papelería de otras empresas, para ofertar en otros y así garantizar que los proyectos les fueran asignados.

“Lo de pagar comisiones a los funcionarios no lo inventé yo, no es nada nuevo, se da a todo nivel en Guatemala. Ellos, como parte del Concejo Municipal, tenían la autoridad para priorizar proyectos, fijar fondos; el presidente de la comisión de infraestructura era quien distribuía los proyectos entre los contratistas de confianza, yo era el constructor de confianza”, puntualizó.

Desestima querella

Esta misma semana, el representante de la Cicig presentó el desistimiento de la causa debido a que el mandato de este alto organismo está a punto de vencer.

Aunque el retiro de la Cicig no repercute en el proceso, sí representa un reto para la Fiscalía Especial contra la Impunidad (Feci), que deberá demostrar que la investigación tiene el sustento requerido para llegar a debate.

“Aquí se pone en juego el trabajo de los fiscales a cargo del caso, se verá si utilizaron todos los medios de investigación respectivos para la conformación de la causa, si tienen todos los indicios que establece la política criminal, el caso podrá llegar a término, pero si no podría caerse como el caso IGSS Pisa”, comentó el criminalista Carlos Martínez Ríos.

La Cicig y el Ministerio Público revelaron el caso de corrupción en la Municipalidad de Xela el pasado 11 de septiembre, fecha en la que varios exfuncionarios, exempleados municipales, contratistas y familiares del exalcalde Barrientos Pellecer fueron detenidos.

Por este proceso se encuentran ligados a proceso y con medida sustitutiva la exgobernadora y exdiputada al Parlacen, María Elisa López Ixtabalán, a quien el colaborador eficaz Jorge Ernesto Palomo Leppe señala de haber sido la primera intermediaria para obtener beneficios, su hijo y exsíndico, Carlos Illescas López.

Además los exfuncionarios Carlos Pereira, Carlos Prado y Maximiliano de León, los contratistas Celso Sarceño González, Cástulo Domingo Cayax, Luis Menchú Maldonado, Werner Gudiel Domínguez , Marvin Rodas López, Julio César Saj y Willy Vásquez.

 

Esta misma semana, el representante de la Comisión Internacional contra la Impunidad presentó el desistimiento de la causa, debido a que el mandato de este alto organismo está a punto de vencer. La Feci queda como querellante adhesivo.