Recién la reina Letizia de España premió su gestión municipal. La Anam también reconoció sus buenas prácticas hace algún tiempo. Pero el jefe edil tiene una lista de antejuicios por resolver.

Excesivos gastos en las ferias que ha celebrado y actos de corrupción al construir un centro de convenciones.

Por Marcela Gálvez/ojoconmipisto.com

La Casa Real de España entregó el premio Reina Letizia 2018 al alcalde de Salcajá, Rolando Miguel Ovalle, por su gestión municipal en materia de accesibilidad universal a personas con discapacidad.

Se otorga a quienes promocionan los derechos de las personas con discapacidad, la inclusión social, la igualdad de oportunidades, la rehabilitación y la prevención de discapacidades. Además de Salcajá, fueron reconocidos el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, con su Unidad de Sexualidad y Reproducción Asistida, y la Municipalidad de Santiago de Chile (Chile), por su política en discapacidad.

Ovalle fue reelecto en las pasadas elecciones con el partido Compromiso Renovación y Orden (Creo), con el cual ha participado desde 2011.

Salcajá es uno de los tres municipios que cuentan con un Plan de Ordenamiento Territorial (POT), según datos de Segeplan 2018.

La Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa) incluyó a Salcajá entre los municipios que destacan por su Índice de Competitividad Local (ICL), el cual es de 61.16 por ciento. Quetzaltenango tiene 61.32 % y el municipio de Guatemala, 77.77 %. Miden infraestructura, instituciones, salud, mercado laboral, mercado de productos, dinamismo de negocios y sistema financiero, entre otros.

Los pendientes de Ovalle

En años anteriores, la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam) lo reconoció por sus “buenas prácticas” en la comuna. Algo que se contradice con los excesivos gastos de las ferias que ha celebrado y actos de corrupción al construir un centro de convenciones.

Pese a los reconocimientos y logros de su gestión como jefe edil, le hacen sombra los antejuicios en juzgados guatemaltecos.

En febrero 2019 y en mayo de 2018, la Sala Quinta de Apelaciones en Quetzaltenango resolvió a favor de Ovalle en dos ocasiones, tras denuncias de vecinos por actos de corrupción, reportó Stereo 100.

La denuncia indica que vecinos convocados por la jueza de Asuntos Municipales de la localidad, fueron notificados que les cobrarían Q200 por metro cuadrado por el mejoramiento de la 5a. avenida y 1a. calle, zona 1. Como no fueron consultados, optaron por denunciar por abuso de autoridad a Ovalle Barrios.

Él es psicólogo egresado de la Universidad Rafael Landívar, en Quetzaltenango, donde es docente. Fue electo por primera vez en los comicios de 2011, con 1,756 votos, con el partido Creo. En 2015, se reeligió con 2 mil 925 votos, con la misma agrupación y en 2019 ganó con 3 mil 927 votos.

En enero de este año fue designado para sustituir temporalmente al presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes Municipales (Anam), Edwin Escobar, dedicado a su campaña con el partido Prosperidad Ciudadana.

Excesivos gastos en las ferias que ha celebrado y actos de corrupción al construir un centro de convenciones.

En mayo de 2018, Stereo 100 informó que la Sala Quinta de Apelaciones en Quetzaltenango resolvió sin lugar la denuncia presentada en contra del jefe edil, a quien señalaban de supuestos actos de corrupción al construir un centro de convenciones de Q27 millones en el municipio. La obra fue adjudicada a Willy Rolando Vásquez de León, el constructor que ahora es investigado por el Ministerio Público y la Cicig. Según la acusación, Rolando Ovalle habría pagado un precio sobrevalorado.