Las teclas de la marimba que componen el conjunto dejaron de sonar esta semana, luego de que el Ministerio de Gobernación no renovara el contrato de los músicos.

Por Mirna Alvarado/La Prensa de Occidente

Mario Alfonso Alonso, quien dirigió el conjunto musical de marimba desde hace tres años, comentó que desde que quedaron bajo la cobertura del Ministerio de Gobernación comenzaron los problemas, los contratos empezaron a hacerse por seis meses.

“Somos nueve músicos que nos identificamos como la marimba La Voz de Los Altos, nos da tristeza dejar de hacer lo que nos gusta y tener que guardar los instrumentos, pero así es”, expresó el maestro Alonso.

Este grupo de músicos se dedicaba a brindar conciertos didácticos en el edificio de la Gobernación, establecimientos educativos, organizaciones sociales y turísticas participaban de las clases históricas.

También se hacían presentaciones en las actividades que las instituciones estatales llevaban a cabo, “no se cobraba por el concierto, únicamente era el transporte lo que se pedía”, señaló el músico Giovanni Monterroso.

Agregó que “no apoyar la conservación del instrumento nacional y tampoco a los maestros de la marimba representa un golpe duro a la cultura, especialmente por la historia que ha acumulado a lo largo de estos años”.

Mayra Rivera, secretaria administrativa de la Gobernación Departamental de Quetzaltenango, indicó que no tenía autorización para hablar respecto de la no renovación de contrato de los marimbistas. Se intentó obtener la versión oficial de la oficina de recursos humanos del Ministerio de Gobernación a través de una llamada telefónica, la cual nunca respondieron.

Historia

La marimba La Voz de Los Altos fue fundada en el cuartel militar de Quetzaltenango, luego se trasladó a la antigua Zona Militar 17-15. En la actualidad se encontraba bajo la dirección de la Gobernación Departamental.

En 2004, quedó bajo la cobertura del Ministerio de Cultura y Deportes.

Realizaron presentaciones de la mano de maestros como Rocael Hurtado, Domingo Betancourt y Chepe Lepe, en países como Alemania, donde recibieron el Oso de Berlín, visitaron Bélgica, varios países europeos como España; asimismo, Chile, Estados Unidos y México durante la firma de los Acuerdos de Paz.