La junta permanente de los Juegos Florales Hispanoamericanos de Quetzaltenango y el Concejo Municipal abrieron las plicas para conocer los resultados los cuales indicaron que tres chapines resultaron triunfadores en las ramas de poesía, cuento y novela.

Osmundo Arriola fue concejal de la municipalidad, organizó un concurso de poesía similar a los que se hacían en España. Fue apoyado por el entonces presidente Manuel Estrada Cabrera, quien tenía admiración por la diosa Minerva. Así nacen los Juegos Florales Hispanoamericanos de Quetzaltenango.

Por Carlos Vásquez/La Prensa de Occidente

En la rama de poesía, la vencedora fue la escritora quetzalteca Ester María Mayorga Aguilar, con su obra Cartas a Salomón de su hija gaviota y el funeral del sur, y quien, en 2006, fue reina de Juegos Florales, con apenas 18 años de edad.

Mayorga estudió administración de empresas y psicología, asimismo, ha escrito varios libros de poesía: Vidas disolutas, Pecado original, por mencionar dos, este año, engrosa la lista de ganadores de estas justas.

“No lo creo, es una sorpresa para mí, les agradezco muchísimo, quiero llorar, tenía 18 años cuando participé en el certamen como reina, no tengo palabras”, se limitó decir Ester cuando el alcalde Grijalva le dio la noticia vía telefónica.

Cuento

Daniel Castillo Pérez fue el galardonado en la rama de cuento, con La cabeza lisa de un dictador. Castillo estudia actualmente la carrera de ciencias jurídicas y sociales en la Universidad Rafael Landívar; a sus 25 años, ha publicado sus escritos en revistas digitales.

Además, fue premiado en el II Certamen Literario Mario Benedetti, organizado por la Universidad de Alicante, España, en la modalidad de cuento; así como del Certamen Nacional de Narrativa y Poesía “Canto de Golondrinas”; Juegos Florales en Estanzuela, Zacapa; premio Artista Revelación del Año en letras, otorgado por la Hemeroteca Nacional de Guatemala en 2017, entre otros galardones.

Novela

En la rama de novela el ganador fue Érik Manfredo Espinosa, médico y cirujano de 63 años, originario de Tacaná, San Marcos, con su obra Retornando al origen.

Miembro de la Asociación de Escritores de Guatemala, donde fue recibido por tres libros publicados en 1993. Luego obtuvo la máxima distinción de la Asociación, La Orden Popol Vuh, en 1995.

Actualmente, es miembro de la Asociación de Médicos Escritores de Guatemala; en 2018 fue el presidente de dicha asociación, coordinador de la Comisión de Médicos Escritores del Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala 2018-2019.

Ha publicado diez libros de literatura médica, entre estos Lógica Homeopática (2007), Rejqalem Ri Wa’ix, Dimensión Cero, Filosofía maya y entomedicina (2000, 2014) publicada por el Ministerio de Cultura y Deportes. Cuentos: La mansión de los augurios (1996); Relatos de la vida (2013), Bajo un cielo casi azul (2015). Poesía: Más allá de tu génesis (1990), Memorable caminar, Antología revivida 52 años (2017), entre otros.

Los Juegos Florales Hispanoamericanos son reconocidos a nivel internacional, más de cien años de organizarse, sin embargo, el templo a Minerva está en total descuido de las autoridades municipales.

El jurado calificador en la rama de poesía fue integrado por Beatriz Pérez Pereda, Miguel Ángel Ruiz Magdonel, Luis Alonso Fernández Suárez. En la rama de cuento, Luis Alberto López Acopa, Raúl Armando Hernández Glory, Claudia Esther Osorio Gutiérrez, de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco. En la rama de novela, Robin Vargas Rossel, Ricardo Rivera Echeverría, Adolfo Leonidas Camas Mazariegos.