Totonicapán compra cuatro mezcladoras cuyo precio pudo ser menor; la comuna indicó que dicho equipo servirá para dar mantenimiento y reparar calles, sin embargo, para ese tipo de trabajos se contratan constructoras.

Por Carmen Hernández/Ojoconmipisto.com

La Municipalidad de Totonicapán adquirió cuatro mezcladoras por Q65 mil 200, según el portal Guatecompras (NOG 10643788), bajo la modalidad de compra directa. Cada una costó Q16 mil 300, pero en el mercado se encuentran entre Q14 mil 875 y Q15 mil, con las mismas capacidades.

El único proveedor que participó fue Proarquing, Proyectos de Arquitectura e Ingeniería. En los últimos dos años esta empresa facturó Q8 millones 268 mil al Estado.

La comuna justificó la compra del equipo, en que servirá para ofrecer mantenimiento y reparación a calles, avenidas, caminos rurales y demás servicios públicos del municipio. No obstante, el analista Renzo Rosal lo considera ilógico. “Por lo general, las municipalidades contratan constructoras para ejecutar este tipo de trabajos. Además, antes de comprar debieron especificar a qué proyectos se destinaría la maquinaria, no solo comprar a futuro”.

Arnoldo Soch, vecino que ha fiscalizado las compras de la comuna, consideró que esta acción deber ser investigada, porque en la mayoría de proyectos de su comunidad, la comuna ha contratado empresas ejecutoras para llevarlas a cabo. “Se debe constatar qué uso les darán a las cuatro mezcladoras y saber a qué comunidades están asignadas”.

Es necesario verificar si las máquinas no serán usadas por las constructoras contratadas por la municipalidad, porque ahí habría delito, refirió Rosal.

En el mercado el costo de una mezcladora con características similares a las adquiridas por la comuna de Totonicapán, cuesta Q14 mil 875 o hasta Q15 mil.

Edie Cux, de Acción Ciudadana, señaló que la municipalidad debe cumplir con los procesos establecidos en la Ley de Contrataciones, lo cual implica privilegiar los mejores precios. Consideró oportuno que la Contraloría General de Cuentas debe realizar de oficio un análisis sobre esas compras y determinar si existe un sobreprecio.

Se intentó obtener la versión del jefe edil, Luis Herrera, pero se indicó en recepción que no estaba en su despacho. Herrera, quien fue reelecto con el partido UNE, llegó hace cuatro años con el partido Lider.