Centros comerciales, entidades públicas e iglesias han sido lugares donde personal de salud del Centro de Atención Permanente (CAP) de Quetzaltenango ha instalado puestos para administrar dosis de las vacunas OPV y SPR a los niños menores de 7 años.

Se han instalado puestos de salud en distintos puntos de la ciudad.

Por José Racancoj/La Prensa de Occidente

A través de la OPV se busca evitar la polio y con la SPR, prevenir el sarampión, la rubeola y las paperas. La campaña, que arrancó el 2 de septiembre, ha visitado mercados y residencias, tanto del área urbana como rural de Xela, y llegará a su fin el próximo viernes 11 de octubre.

“Hemos trabajado, incluso, los fines de semana. En el área rural la población ha respondido, sin embargo, me preocupa el área urbana, pues hay mucha gente que no quiere que se vacune a sus hijos”, refirió Salvador Soto, director del CAP, quien hizo un llamado a la población a “pensar como país”.

“En Guatemala hay muchos niños con desnutrición y con un caso de sarampión o polio sería muy complicado”, comentó el galeno.

La meta establecida para Xela varía de acuerdo con los datos que maneja el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y los propios del CAP. Pues según el análisis realizado por el CAP, la meta es vacunar a 19 mil 764 menores, por lo que el proceso avanzaría en un 83 por ciento; mientras que el INE señala que la población a vacunar es de 29 mil niños, con lo que se tendría un avance del 60 %.

Manuel Méndez, quien llevó a sus hijos de 4 y 3 años a vacunar a un puesto en el parque central, aseguró que es positiva esta campaña, para que los niños no se enfermen. “Si en verdad quieren a sus hijos, los papás deben llevarlos a vacunar para que crezcan sanos y libres de estas enfermedades”, concluyó.

Poliomielitis

La poliomielitis es una afección viral contagiosa que, en su forma más grave, lesiona los nervios, lo que causa una parálisis, dificultad para respirar y, en algunos casos, puede ocasionar hasta la muerte. Los últimos tres casos se presentaron en 1990.