La Asociación de Jubilados del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) de Quetzaltenango interpuso una demanda en el Ministerio Público (MP) contra dicha institución, por cambio de medicamentos para hipertensión y mal servicio, pues aseguran que los medicamentos son genéricos y provocan efectos secundarios que están dañando su salud.

En la denuncia se señala a Marvin Alfredo Chinchilla Lara, director general del IGSS de Quetzaltenango; Luis Aurelio Acevedo  Ovalle, subdirector; Verónica Mariela Xicará Tahay, subdirectora financiera, y Walter Geovany Guillén Aguilar, subdirector administrativo, por los delitos de  abuso de autoridad, incumplimiento de deberes y resoluciones violatorias a la ley, desobediencia y fraude.

“Venimos  a presentar un denuncia por la falta de medicamento APROVEL, que era el que nos estaban dando  para las persona que padecen de hipertensión, este medicamento se dejó de dar desde el año pasado, en su lugar están  dando dos medicamentos genéricos incluso uno de ellos que estaba prohibido por el Ministerio de Salud, hemos ampliado la denuncia por la mala atención que se presta en el IGSS de Quetzaltenango” resaltó Raúl Chávez presidente de la Asociación de Jubilados.

Nidia Ochoa, una de las pacientes, aseguró que desde hace más de un año se les están dando otros medicamentos para la hipertensión que son genéricos, pero que les hace daño a la salud, “exigimos que el IGSS nos dé medicamento de buena calidad, nos tienen que dar APROVEL, durante este año nos han cambiado hasta cinco tipos de medicamentos que nos provoca  efectos secundarios” aseguró.

En respuesta a las demandas el departamento de comunicación del IGSS a través de un comunicado resaltó que existe una unidad de farmacovigilancia encargada de documentar fallas en los medicamentos e insumos.

Desde septiembre, y basados en la información proporcionada por los pacientes que se han acercado a esa unidad, se le ha dado seguimiento a través de la boleta de notificación de sospecha de reacción adversa al medicamento a diversas fórmulas; hasta el momento, ninguno de los medicamentos notificados ha presentado evidencia contundente para ser clasificado como falla terapéutica. Sin embargo, continúa el seguimiento.

Además, en el comunicado aseguran que están a disponibilidad de poder reunirse con los jubilados para resolver sus inquietudes.

El Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, tiene el presupuesto adecuado y suficiente gracias a los aportes de los afiliados, para atender las necesidades de los Derechohabientes y por lo tanto no limita o pone en riesgo la salud de los mismos, de acuerdo a lo establecido en el Código de Salud y la Constitución de la Republica. Los medicamentos que se distribuyen en el Instituto, tanto de marca como genéricos, son de calidad y tienen certificados emitidos por el Ministerio de Salud Pública que la garantizan, basados en requisitos establecidos internacionalmente, los cuales deben cumplir todos los oferentes para estar en capacidad de participar en los eventos abiertos que se publican en Guatecompras según lo establecido en la Ley de Contrataciones del Estado de Guatemala, señala el comunicado de prensa.