Desde que asumió la titularidad, el equipo ha tenido mayor seguridad en el fondo y esta noche, ante Malacateco, volverá a estar bajo los tres palos, en un partido donde necesitan ganar para volver a la zona de clasificación.

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente

José Carlos García Méndez se ha ganado un lugar en la institución altense. El arquero oriundo de Escuintla no ha bajado los brazos y afirmó que es su gran oportunidad.

¿Cómo ha sido su experiencia?
En 2016, firmé con la institución y la emoción del futbol aquí se vive de una manera diferente. He tratado de ser constante, la gente motiva y estos colores hay que defenderlos a muerte; uno que viene de afuera le toma cariño al equipo y se siente parte de Xela.

Desde el juego contra Antigua asumió la titularidad. ¿De qué manera retenerla?
El entrenador me dio la oportunidad y gracias a Dios logramos un triunfo importante; luego nos tocó visitar a Municipal, en un partido donde claramente les favorecieron, pero debemos darle vuelta a la página y enfocarnos en lo que viene para clasificar en una buena posición.

Tras ese último partido en la capital, ¿cómo quedó el ambiente en el camerino?
Nos sentimos muy apenados por lo que se vivió en la cancha, somos figuras públicas y no podemos dar esos ejemplos; sin embargo, creo que el equipo se fortaleció, hay compromiso. Perdemos jugadores importantes para los siguientes encuentros, pero somos Xelajú y aquí todos debemos sacar la casta. Quien juegue saldrá a dejar todo y ante Malacatán no será la excepción.

¿Qué tipo de relación lleva con Álvaro García?
Es muy sana, él tiene mucha experiencia y trato de tomar los consejos que me brinda. No es egoísta, creo que es alguien muy importante que siempre nos inyecta energía, es un líder.

¿A quién admiraba de pequeño?
A mi padre, lo veo como héroe, siempre me apoyó en todo lo que yo quería hacer desde pequeño.

De no ser futbolista, ¿qué le hubiese gustado ser?
Arquitecto. Tenía la intención de seguir esa carrera porque me encanta todo lo que tiene que ver con diseños de construcción y eso.

Aparte del futbol, ¿A qué más se dedica?
A apoyar en una línea familiar de transportes de bus. También aprovecho para compartir con mi familia, ellos son mi motor.

¿Se siente un I-9 más?
Para mí este club significa identidad, hogar, sentimiento y pasión. Es la institución que más me ha dado superación en mi carrera, y no se diga de la ciudad, el calor humano, el clima; por supuesto que me siento parte de esto.