Aunque la campaña de vacunación para prevenir el sarampión y la poliomielitis debía culminar el pasado 11 de octubre, esta se ha extendido por dos semanas más para tratar de alcanzar la cobertura que se tenía planificada.

Con la ampliación que se dio, el programa de inmunización finalizará este 25 de octubre, sin embargo, en Quetzaltenango aún no se logra la cobertura deseada.

Datos del Área de Salud de Quetzaltenango refieren que en la aplicación de la SPR, para prevenir el sarampión, se tiene una cobertura de 88 por ciento, y en el caso de la OPV, contra la polio, es del 87 por ciento. “Aún no logramos el 95 por ciento, que es lo mínimo que buscamos, pues el fin es lograr el 100 por ciento”, refirió Alicia Pérez, jefa de Enfermería del Área.

En total, la meta es vacunar a 122 mil 891 niños en Quetzaltenango, pero hasta la fecha suman 107 mil 216 niños inmunizados, contra el sarampión.

Problemas
Pérez refirió que, principalmente en la cabecera departamental, se han tenido inconvenientes con los padres de familia, pues muchos no quieren que se le vacune a sus hijos, “ellos aducen que los pediatras los evalúan constantemente y ellos dirigen qué tipo de vacunas se les aplica. Esto se da especialmente con personas de alto nivel de escolaridad”, explicó.