Un total de 18 proyectos, con un enfoque social, han sido desarrollados este año por estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Mesoamericana, sede Quetzaltenango. 

Dos de estos proyectos, enfocados en la transferencia de tecnología, fueron presentados y entregados esta semana por los universitarios.

Uno de ellos es un software que fue creado por cinco estudiantes del octavo semestre de Ingeniería en Sistemas, y se entregó al Área de Salud de Quetzaltenango. Consiste en una página web donde se tendrán datos fiables de toda la población en las comunidades para que se puedan crear diferentes tipos de jornadas como vacunación, prevención de la desnutrición, entre otros. 

“Es un sistema desarrollado desde junio, para apoyar a toda el área rural de Quetzaltenango por medio de la coordinación de técnicos en salud rural”, refirió Arturo Monterroso, estudiante.

Juan Najera, director del Área de Salud, comentó que este sistema ayudará a simplificar la parte informática del registro de población en todo el departamento, “lo que permitirá trabajar de manera más sencilla y eficiente. Es aplicable para todos los programas de salud pública, especialmente de inmunizaciones o saneamiento ambiental”, explicó. 

Agregó que actualmente para planificar jornadas o ciertas coberturas, se trabaja con información del Instituto Nacional de Estadísticas, pero suelen ser proyecciones, más no un dato real. 

Para una “ciudad inteligente”
Otro proyecto, desarrollado también por estudiantes de Ingeniería en Sistemas, se entregó a una de las dependencias municipales de Salcajá, un municipio que pretende convertirse en una ciudad inteligente. 

Se trata de un sistema de información que apoya en la gestión automatizada de la Biblioteca Municipal de Salcajá. 

Richard Mazariegos, de la Facultad de Ingeniería, explicó que se trata de un software que permitirá a los pobladores ingresar a una página web y consultar los libros que estén en la biblioteca y verificar su estado, si se encuentran disponibles o en préstamo. 

“Y a nivel interno de la biblioteca se les da software que permitirá llevar la gestión del inventario, préstamos y devoluciones, así tener un mejor control”, agregó. 

Mazariegos agregó que con estos proyectos se busca “fortalecer la responsabilidad social, y demostrar que en la región hay profesionales con capacidad para resolver problemas por medio de tecnología”.