El próximo 14 de enero 2020 a las 14 horas el presidente Jimmy Morales terminará su mandato y con ello los privilegios que trae consigo la investidura de la primera magistratura del país.

Por Mirna Alvarado/ La Prensa de Occidente 

Uno de eso privilegios es la inmunidad que lo revistió durante 4 años, porque  aunque asuma el puesto de diputado en el Parlamento Centroamericano (Parlacen), no tendrá ese beneficio como el resto de los legisladores, debido a un precedente constitucional al respecto, lo cual podría ponerlo en distintos escenarios incluyendo los judiciales.

Jimmy Morales y su vicepresidente Jafeth Cabrera, no tendrán inmunidad a partir del 14 de enero de 2020, de acuerdo a la sentencia del 20 de julio de 2004 de la Corte de Constitucionalidad (CC), cuando  dejó al expresidente Alfonso Portillo y al exvicepresidente Francisco Reyes López, sin el beneficio de un fuero especial.

En ese entonces la CC decidió amparar el recurso de inconstitucionalidad presentado por el diputado del Parlacen, Alfredo Skinner-Klée, en contra del Tratado Constitutivo del Parlacen de 1991, señalando que los diputados del Parlamento  no tienen razón para disfrutar de las bonanzas que confiere la inmunidad, esto debido a que la Constitución Política de Guatemala no los incluye dentro de los funcionarios y dignatarios con ese derecho.

Según la sentencia de la CC, “la integración automática de los expresidentes y exvicepresidentes de Guatemala al Parlacen establece una prolongación del mandato que les fuera conferido, sin que la voluntad popular así lo dispusiere, situación que contradice la Constitución y a la doctrina de esta Corte respecto a la forma en que opera el principio de legalidad en el ejercicio de las funciones públicas, con lo cual los funcionarios solo están facultados para actuar en ejercicio de las atribuciones que expresamente les han sido conferidas por la Constitución y las leyes”.

En esta resolución también se lee que “en el caso de los presidentes y vicepresidentes de Guatemala, los mismos han sido electos por el pueblo, para desempeñar esos cargos, exclusivamente, por un período de cuatro años, sin que exista ninguna razonabilidad en una prolongación de sus funciones públicas, aunque en otro cargo, por el simple hecho de haberse desempeñado como presidentes o vicepresidentes; esta integración automática al Parlacen constituye un privilegio no razonable para ciertas personas”.

Cabe mencionar que sobre los hombros del presidente Jimmy Morales existen varios antejuicios, dos tienen que ver con anomalías relacionadas a un posible financiamiento electoral ilícito al Partido Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación) en 2015, presentados en diferentes ocasiones por la Fiscalía Especial Contra la Impunidad del MP y la CICIG.

Otro antejuicio por su presunta responsabilidad en el incendio del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, en donde murieron 41 adolescentes y resultaron heridas 15, el incendio ocurrió el 8 de marzo de 2017.

Los intentos por retirarle la inmunidad fueron frustrados por varios diputados, que según las organizaciones ciudadanas serían parte del denominado “Pacto de Corruptos”, quienes le protegieron, sin embargo una vez entregada la banda presidencial a su sucesor, podría estar esperándole una orden judicial.

Fuente: LaHora