La caravana multicolor se traslada del nororiente hacia el suroccidente del país, donde hoy, se espera un espectacular recibimiento en la tierra del venado a los 18 equipos que pelean por consagrarse en la edición 59 de la Vuelta Internacional a Guatemala.

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente 

El banderazo de salida se dio el miércoles en Petén, con un trayecto que constó de 204 kilómetros, el segundo más largo en la historia de las vueltas a Guatemala.

La meta final estuvo ubicada en Río Dulce, Izabal, donde el guatemalteco Julio Padilla, del equipo Ópticas Deluxe, se consagró ganador.

El jueves se realizó un circuito de seis vueltas en Puerto Barrios, Izabal, que constó de 125.5 km. El ganador fue el estadounidense Joel Yates.

Ayer, el pelotón se trasladó de Gualán a El Progreso, la distancia fue de 93 km.

Hoy, la etapa sale de Villa Nueva, teniendo un recorrido por Santa Lucía, luego por Cocales, hasta llegar a San José El Ídolo, Suchitepéquez, donde estará ubicada la meta final. La distancia será de 130 km y estarán en juego tres metas volantes.

Mañana se realizará la prueba contrarreloj individual, que constará de 33 km entre Champerico y Retalhuleu.

El lunes se correrá la tradicional “etapa reina”. El pelotón saldrá de Samayac, Mazatenango, rumbo a Totonicapán, para un total de 96 km.

“Hay un gran nivel de competencia, estamos haciendo el mayor esfuerzo por estar en la pelea”, comentó Dorian Monterroso.