Más de 500 vendedores de diferentes mercados de la ciudad altense, se concentraron en el frontispicio de la comuna para exigir la derogación del acuerdo que da vida al catastro municipal.

Por: Mirna Alvarado

Comerciante de diferentes mercados municipales se concentraron desde las siete de la mañana en las afueras del palacio municipal, en el interior se desarrollaba la reunión de Concejo municipal, a la cual ingresaron representantes.

“Les propongo que mañana a las ocho nos reunamos y dialoguemos, el castro no es como ustedes consideran, no pretende generar aumento en la cuota de arrendamiento, pero hablemos y busquemos soluciones, verifiquemos el acuerdo hagamos reformas para que ustedes estén tranquilos”, dijo el alcalde Luis Grijalva.

Grijalva fue interrumpido varias veces por los representantes de los comerciantes, quienes insistieron en la erogación del acuerdo municipal que da vida al catastro de mercados, Carlos González, concejal tercero y presidente de la Comisión de Abastos, dijo que el proyecto de catastro no es nuevo, se viene trabajando desde el 2016.

Agregó que el catastro no es solo un instrumento que busca recoger información, sino también pretende dar certeza jurídica y certeza de ingresos que significan tributos al municipio. “Esto quiere decir que vamos a saber cuántos vendedores son, porque sabiendo lo que ingresa por los mercados ustedes tendrán el derecho de exigir mejoras”, explico González

“Hasta el momento no hemos encontrado contratos firmados en la municipalidad, sino contratos elaborados por abogados externos, lo que se busca es darle certeza jurídica al contrato, no importando el tiempo de antigüedad que tengan ustedes”, continuó González.

El concejal tercero resaltó que se determinado un adeudo de Q13 millones de morosidad de arrendatarios que no pagan el arbitrio de los espacios municipales que ocupan.

“Hay arrendatarios que deben por más de 24 meses, prueba de ello es que en dos meses solamente, se captaron más de Q500 mil en pagos atrasados de arrendatarios de los mercados Minerva uno y Minerva dos, está claro que existe un sub registro de deudores”, explicó González.

Sin embargo uno de los representantes de los vendedores organizados y sindicalistas, manifestó su repudio a la exposición del alcalde y del concejal tercero, señalando que no se oponen al orden pero sí se oponen a la forma en que se pretende realizar.

“Si no hay información, de donde obtuvieron el dato de que somos 3,200 arrendatarios”, cuestionó uno de los comerciantes. A lo que las autoridades respondieron que el dato es un estimado, el cual fue obtenido de los registros de la Procuraduría de Cobros Municipal.

El catastro responde a una medida que busca tener control y cantidad de ventas, el cual se encuentra respaldado por el Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Los comerciantes aceptaron la propuesta de las autoridades y serán parte del diálogo programado para mañana a las ocho, estarán presentes los directores de Abastos Municipal y del Sistema Geográfico, responsables de la elaboración del catastro.