Un panorama general de los problemas que más afectan a los quetzaltecos, la percepción sobre el desempeño de las autoridades, la apreciación que se tiene de los servicios educativos y de salud, y las expectativas sobre las autoridades electas, son parte de los datos que refleja la tercera encuesta ciudadana “Xela ¿Cómo estamos?”.

José Racancoj/La Prensa de Occidente

El presente trabajo fue realizado por la Dirección del Sistema de Investigación del Centro Universitario de Occidente, para el Observatorio Ciudadano Xela ¿Cómo vamos?, con el fin de conocer el sentir de la población en diferentes temas que los afectan diariamente.

Entre los principales hallazgos que dejó el estudio, es que la mayoría de la población considera que la situación del municipio está empeorando o sigue igual. La mayoría de encuestados señaló que están insatisfechos con el desempeño del Concejo Municipal, el alcalde Luis Grijalva, los diputados distritales y el gobernador departamental, Julio Quemé.

A los vecinos lo que menos les agrada de la municipalidad es la corrupción y la incapacidad de las autoridades, lo cual se reflejó en la encuesta. Además, la inseguridad, el estado de las calles y los constantes cortes de energía eléctrica son los principales problemas que les afectan.

 

También se determinó que la mayoría de la población no confía en las fuerzas de seguridad pública, y que el transporte urbano, particularmente los buses locales, es el más utilizado.

El análisis de los especialistas
Otto Vargas, integrante de la Red de Grupos Gestores y coordinador del Observatorio Ciudadano, expresó que a nivel general los quetzaltecos están inconformes con varios aspectos: “Hay una tendencia, donde la ciudadanía siente que la ciudad está estancada en temas de seguridad, transporte, salud y educación; aunque hay mejoras leves en cómo se ve al Concejo Municipal, aún se tienen datos desalentadores”, expresó.

 

Vargas comentó que este tipo de análisis de percepción le servirá a los “tomadores de decisiones del municipio” para que tengan información objetiva.

 

En cuanto a los principales problemas que aquejan a la población, Jorge García, presidente de la Cámara de Comercio, filial Quetzaltenango, indicó que en el tema de inseguridad se requiere de más y nueva logística, además de recurso humano, para contrarrestar los niveles de violencia que se han incrementado. “En Quetzaltenango se necesita a una persona que ejecute nueva logística; si hacemos los mismos procesos, tendremos los mismos resultados”, agregó.

Mientras que el tema de las calles va de la mano de la ineficiencia del gobierno municipal, agregó García. “Cada año que entregaba su informe y la proyección, el alcalde Luis Grijalva ofrecía que iba a solucionar el tema vial y que iba a habilitar rutas alternas, pero eso no sucedió”, apuntó. Y en cuanto al problema de los cortes de energía eléctrica, “los seguiremos teniendo hasta que se solucione el problema Empresa Eléctrica-INDE”, refirió.

 

El empresario también dio a conocer que, al alto nivel de insatisfacción que genera en la población el desempeño de las autoridades, “vemos con un sentimiento de molestia la ineficiencia, la indiferencia de las autoridades locales, diputados y del gobierno central. La corrupción prevalece, creo que la mayoría de autoridades carecen de ética y según estudiosos, y es mi punto de vista, si hubiese más ética habría más desarrollo. Quetzaltenango perdió cuatro años con estas autoridades”, afirmó.

 

Los datos
En una de las primeras preguntas que se les formuló a los entrevistados fue sobre cómo ven la situación del municipio; el 43.8 por ciento indicó que está empeorando, el 44 % aseguró que sigue igual, y tan solo el 5.3 % afirmó que ha mejorado.

En relación al principal problema que afecta a los altenses, el 26 por ciento ratificó que es la inseguridad, para el 13.4 % es el mal estado de las calles, y para el 9 %, los cortes de energía eléctrica. Otros problemas que aparecen son el mal gobierno, la basura, la falta de agua, el congestionamiento vehicular, el encarecimiento del costo de vida, el transporte urbano, etc.

Ante la interrogante ¿Qué es lo que menos le gusta de la municipalidad?, el 36 por ciento respondió que la corrupción, el 34.6 % expresó que la incapacidad de las autoridades, el 23.6 % aseguró, la mala atención, y el 6.1 %, que hay muchos empleados.

En el caso de la seguridad pública, para el 68.5 por ciento de la población, la ciudad es poca segura, mientras que el 64.1 % tiene poca confianza en las fuerzas de seguridad, y el 31.7 % no tiene nada de confianza.

En relación a la calidad de los servicios de salud pública, el 70.1 por ciento de la población cree que tienen poca, y el 20.5 % considera que no tienen nada de calidad. Caso contrario cuando se trata de servicios de salud privados, pues el 53.1 % aseguró que tienen mucha calidad y el 42.7%, que poca.

A nivel educativo, el 69.9 por ciento de entrevistados cree que la educación pública no es de calidad, y el 16.5 % cree que sí. En el caso del sector privado, el 49.6 % considera que tienen poca calidad, y el 45.1 % dice que tiene mucha.

Insatisfacción
La encuesta mostró que existe una alta insatisfacción con el trabajo desempeñado por el alcalde municipal, Luis Grijalva; el Concejo Municipal, los diputados distritales de Quetzaltenango y el gobernador departamental, Julio Quemé.

En el caso de Grijalva, el 82 % de la población se mostró insatisfecha y muy insatisfecha con su trabajo, el resto está satisfecha y muy satisfecha. En cuanto al Concejo, la cifra es similar, pues el 81.1 % de ciudadanos dijo estar insatisfecha y muy insatisfecha.

El 72.4 % de los entrevistados tampoco se mostró satisfecho con la labor del gobernador Quemé. Pero el nivel de insatisfacción más alto se lo llevan los diputados, pues el 85.5 % reflejó insatisfacción o muy insatisfacción con la labor que han realizado.

Expectativa
Con el cambio de autoridades existe mucha incertidumbre. Pues el 36.8 por ciento de la población considera que el municipio seguirá igual con el nuevo alcalde, Juan Fernando López, el 30.4 % no sabe cómo estará; solo el 19.8 % consideró que mejorará, y un 13 % que estará peor.

En el caso del presidente electo Alejandro Giammattei, el 33 por ciento no sabe cómo estará el país bajo su administración, el 29.9 % cree que seguirá igual, 25.6 % que mejorará y el 11.5 % considera que empeorará.

FICHA TÉCNICA
Se realizaron 546 entrevistas cara a cara, del 10 al 15 de octubre del presente año, en 12 zonas del área urbana de Xela.
Nivel de confiabilidad: 5.5 más/menos.
46.9 Hombres / 51.1 Mujeres