Ganar, es el único resultado que le daría vida a los chivos para estar en liguilla, jamás han vencido al pechoamarillo en el David Cordón Hichos, pero mañana a las 14:30 horas deben romper el paradigma.

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente

Contra todo pronóstico y por lealtad a su afición, el cuadro altense intentará vencer al equipo que más le ha complicado el camino en los últimos años, en un escenario donde los números no están a favor.

Los chivos viajan con plantel completo a El Progreso para buscar el milagro.

Pero desde la llegada de Sergio Egea al banquillo, el equipo ha mejorado su rendimiento. Prueba de ello son el empate obtenido en Santa Lucía y la victoria sobre Siquinalá a mitad de semana en casa.

“En Santa Lucía dejamos escapar el triunfo; íbamos ganando, pero eso nos debe servir. Vamos a luchar hasta el final, el domingo nos jugamos la última carta y lo vamos a intentar”, dio a conocer el técnico Egea.

En la primera vuelta, Xela cayó 1-2 ante el rival en turno, pero esta vez, el entorno es diferente, los superchivos llegan en ascenso mientras que los pechoamarillo de empatar y perder en sus últimas dos presentaciones.

En la tabla, Guastatoya es quinto y Sanarate le sigue con misma cantidad de puntos, 31. Xelajú M. C. está a seis de ambos en la novena posición, por lo que una victoria sería fundamental y les daría una gran probabilidad de meterse a los seis que pelean por el título en la fase final.

“Sabemos que el camino es complicado, pero mientras haya probabilidades matemáticas de avanzar, vamos a luchar a muerte cada partido”, expresó el jugador Cristián Albizures.

Los restantes dos compromisos en agenda para los altenses son contra Antigua, el próximo miércoles a las 20:00 horas en el Mario Camposeco, y frente a Comunicaciones, el domingo 8 de diciembre, en el Doroteo Guamuch Flores.