En el marco de las actividades navideñas, una comisión integrada por entidades municipales, departamentales, socorro y seguridad, realizarán supervisiones en los mercados de la ciudad altense para determinar la manipulación de los fuegos pirotécnicos.

Por: Mirna Alvarado

La Dirección de Gestión de Riesgos, la Dirección de Atención al Consumidor (Diaco), la Comisión Municipal de Reducción de Desastres (Comred) la Policía Municipal de Transito (PMTQ), la Policía Nacional Civil, Resguardo Militar, Bomberos Voluntarios y Cruz Roja, integraron una comisión que se dedicará a supervisar las ventas de cohetillos y sus derivados.

“Con la intención de prevenir cualquier desastre provocado por las ventas de fuegos pirotécnicos, las autoridades municipales aprobaron la reubicación de las ventas, ahora estarán a unos 15 o 20 metros de donde está el mercado”, dijo Hugo Urízar de la oficina de gestión de Riesgos.

Las supervisiones iniciarán a partir del 20 de diciembre que será la fecha en la que los vendedores de cohetillos y sus derivados se instalarán en los mercados de la ciudad.

“Se contará con el apoyo de los cuerpos de socorro para establecer si cuentan con extintores y otros insumos de prevención, también se constatará si cuentan con las autorizaciones respectivas”, explico Urízar.

Laureano Aguín delegado de Diaco, dijo que esta entidad iniciará desde esta semana las verificaciones en las tiendas de barrio y otros puestos de venta que estén fuera de los mercados. “Vamos a comprobar que cuenten con los permisos respectivos, que acaten las medidas de prevención y que no tengan productos no autorizado”, explicó Aguín.

De acuerdo con el delegado de Diaco, de encontrarse un producto extraño o nuevo, con el apoyo de las entidades de seguridad, como el Resguardo Militar se procederá a realizar las pruebas respectivas para determinar si representan algún riesgo para la población.

Compartir