Pablo el “Cherokee” Macario venció al mexicano Cristián Pech y retiene el título de campeón Mundial Juvenil en un combate celebrado en Quintana Roo, México.

Por Stuardo Calderón/La Prensa de Occidente 

El pugilista quetzalteco volvió a demostrar su poder en los puños y esta vez ante un rival del vecino país.

El “Cherokee” ganó su primer combate como campeón mundial.

La pelea, que se llevó a cabo en peso minimosca (108 libras), terminó en nocaut al minuto 2 del séptimo asalto, en una pelea donde ambos mantuvieron la resistencia.

El “Cherokee”, como la mayoría conoce al boxeador chivo, manifestó que vencer a su contrincante no fue fácil y que fue complicado conectarle un golpe letal para quedarse con el triunfo.

“Me venía preparando para esta pelea, sabía que no sería fácil, pero se consiguió el objetivo”, resaltó el campeón.

Agregó que el lunes 23 de diciembre a las 10:00 horas, brindará una conferencia de prensa en el nuevo gimnasio de boxeo de la ciudad, donde dará detalles de lo que viene para él y la defensa de su título el próximo año.